Lavagna también dice que los pagos del FMI “financiaron la fuga de capitales”

El candidato de Consenso Federal coincidió con el diagnóstico de Alberto Fernández

En una jornada de nuevas turbulencias en los mercados, el candidato presidencial de Consenso Federal, Roberto Lavagna, coincidió este martes con Alberto Fernández al sostener que el dinero desembolsado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) como parte del acuerdo “stand by” con la Argentina “está sirviendo para financiar la fuga de capitales especulativos”.

Lavagna analizó esta tarde la situación económica con la mesa política de Consenso Federal y lanzó críticas sobre el destino de los préstamos del Fondo al participar del ciclo “El campo y la política IV” organizado por Coninagro (Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada).

“El Fondo ha hecho una operación absolutamente extraordinaria, que es prestarle un fondo muy importante a la Argentina”, dijo Lavagna ante el auditorio vinculado con el sector agroindustrial.

“Eso ha sido entregado casi en su la totalidad a un solo gobierno y en realidad está sirviendo para financiar la fuga de capitales, la salida de los capitales especulativos que entraron en los primeros años de este gobierno”, añadió.

Lavagna y también analizó la situación con la Mesa de Conducción Política de Consenso Federal, donde también acordaron presentarle al Gobierno un “Programa de Emergencia Alimentaria” para “atender la urgencia del hambre en nuestro país”.

Participaron el candidato a vicepresidente Juan Manuel Urtubey, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y el diputado Marco Lavagna, que busca su reelección.

También fueron parte de las discusiones los candidatos a gobernador de la provincia de Buenos Aires, Eduardo ‘Bali’ Bucca, y a jefe de gobierno porteño Matías Tombolini; los candidatos a diputados Alejandro ‘Topo’ Rodríguez y Carlos Hourbeigt, y el jefe de Campaña, Armando Torres.

La afirmación de Lavagna en Coninagro y en su mesa política coincidió con el diagnóstico de Alberto Fernández, que ayer responsabilizó al FMI y al gobierno de Mauricio Macri de la “catástrofe social” y de “financiar la fuga de capitales especulativos”.

En un comunicado, Fernández dijo que los desembolsos totales del FMI suman US$44.500 millones, y representan el 80% del préstamo total. Y que entre junio de 2018 y julio de 2019, salieron del sistema US$27.500 millones en concepto de Formación de Activos Externos de libre disponibilidad (fuga de capitales argentinos) y US$9200 millones por inversiones extranjeras especulativas. La salida neta superaría así los US$36.600 millones en su totalidad, un 80% de los desembolsos recibidos hasta hoy, según el candidato del Frente de Todos.

Desde el gobierno de Macri observan que las declaraciones de Fernández significaron una radicalización del discurso moderado que había ensayado tras las PASO. Los mercados sufrieron turbulencias con una suba del dólar a 58,66 pesos y del riesgo país a 1970 puntos.

En una reunión con el presidente de Coninagro, Carlos Iannozzotto, Lavagna dijo que se necesita una “una visión integral” y propuso que “el acuerdo con el FMI tiene que ser replanteado en el marco de un replanteo de la economía argentina”.

El candidato señaló que “esto no empieza solamente con el Fondo, sino con una modificación profunda e interna de nuestra economía”.

Para atender la situación interna y la emergencia social, Lavagna acordó con su equipo de Consenso Federal reclamarle al gobierno de Macri la urgencia de poner en marcha un “Programa de Emergencia Alimentaria” para atender “la grave situación social que atraviesan millones de argentinos en todo el territorio nacional”.

Su equipo de campaña informó que durante esta semana se difundirán “una serie de medidas que conforman un programa alimentario para atender la emergencia nacional”. Lavagna pidió la emergencia alimentaria durante un discurso en el que reclamó suspender por un tiempo las acciones de campaña electoral.

En su disertación en Coninagro, Lavagna fue consultado por las retenciones y respondió que “habrá que verlo en su momento”, pero destacó que “hay que dejar de hacer demagogia y dejar de decir que no va a haber retenciones como hizo el Gobierno actual, porque eso es un mecanismo de engaño que se viene repitiendo hace años”.

Y agregó: “Yo digo lo mismo que dije hace 15 años cuando era ministro: las retenciones son un impuesto bruto, grosero y malo, que debe ser convertido en un impuesto más moderno y ágil como puede llegar a ser el Impuesto a las Ganancias”.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!