Las tareas pendientes de España antes del Mundial

38 días después de comenzar la concentración en Madrid, la selección española disputó ayer contra Rusia su última prueba antes de la Copa del Mundo. Un encuentro en el que no estuvieron Marc Gasol y Rudy Fernández y que fue un suplicio para el resto de jugadores. Con el Mundial a la vuelta de la esquina –el estreno será el sábado ante Túnez–, el choque ante los rusos un día después de la batalla ante Argentina pareció más un problema que una ayuda para preparar el torneo. La intensidad del duelo contra la albiceleste hizo mella en los jugadores de España, atrapados por la desidia durante muchas fases del encuentro. Salió todo mal, aunque el resultado del duelo no debe ocultar el trabajo del último mes y medio. Notas positivas que quedaron empañadas tras la derrota contundente del último test. «Ha sido un mal partido, no hay que buscar excusas», dijo Scariolo, quien reconocía que incluso ayer había podido sacar enseñanzas para el futuro.

Dependencia de Ricky y Marc Gasol en ataque

Solo una canasta en juego en el segundo cuarto. Willy como único argumento en el tercero. El choque ante Rusia sirvió para poner en evidencia que a la selección le cuesta anotar si Ricky (18 puntos de media en la preparación) y Marc Gasol no están en la cancha. Ayer, en ausencia del pívot y con el base en el banquillo durante muchos minutos, fue el mayor de los Hernangómez el que asumió una responsabilidad que debe ser más compartida.

Un agujero en el rebote

Si ante Argentina la selección se mostró más concentrada en esa faceta, contra Rusia volvió a las andadas. Por momentos, la diferencia en el rebote ofensivo fue sangrante y explica buena parte de la derrota. Un problema que tiene su explicación en la falta de intensidad en algunos momentos. El regreso de Marc y la propia tensión de la competición debería solucionar este agujero negro de España.

Demasiados tiros libres fallados

Ante Argentina, la selección erró 12 de los 23 lanzamientos intentados desde la línea del 4,60. Frente a Rusia, se fallaron 13 de 29. Demasiados errores para jugadores que suelen tener porcentajes mucho mejores. Scariolo no le da mucha importancia a ese bajón, porque confía en que la concentración en el Mundial devuelva al equipo a su acierto habitual.

Confianza de los secundarios

Las bajas de Marc Gasol y Rudy Fernández obligaron a Scariolo a dar más minutos a los menos habituales. Jugadores como Rabaseda, Beirán o Colom que deben ser importantes, sobre todo, en la primera fase. Aunque su acierto, como el del resto del equipo, no fue alto ante Rusia, esos minutos generaron una confianza en ellos que será importante a partir del sábado. También los hermanos Hernangómez y Pau Ribas pudieron demostrar su valía al seleccionador, que tiene dos días por delante para pulir los defectos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!