Las seis noticias que debes conocer hoy, viernes 21 de diciembre

[Si te perdiste las seis noticias imprescindibles de ayer, puedes leerlas haciendo click en este enlace]

1. Sánchez admite un «conflicto sobre el futuro de Cataluña» para blindarse. La política de distensión del Gobierno de España con los partidos independentistas catalanes -que la oposición considera «mendigar»- ha obtenido un nuevo resultado en forma de fotografía entre el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y un comunicado conjunto en el que se reconoce por las dos partes la existencia de «un coflicto sobre el futuro de Cataluña» que debe resolverse mediante «una propuesta política». El objetivo del Gobierno es limar las diferencias existentes con los secesionistas para que estos puedan, entre otras cosas, aprobar los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso y desbloquear un curso político para 2019 que se augura duro y complicado para el PSOE. En este contexto, así se entendió el «sí» del PDECat y ERC en el Congreso a la senda de estabilidad presupuestaria propuesta por el Gobierno y el anuncio del fin de la huelga de hambre -tras veinte días- de cuatro de los líderes del procés que están en prisión preventiva en la cárcel de Lledoners (Barcelona).

2. Los servicios de información de los CDR se esconden tras «Sanitaris per la República». Los llamados Comités de Defensa de la República (CDR), creados a imagen y semejanza de los castristas Comités de Defensa de la Revolución, han dado algunos pasos en los últimos meses, especialmente desde que el 4 de septiembre Quim Torra animó a mantener la presión de forma permanente, que hacen más peligrosos sus ataques filoterroristas. Aún funcionan como células autónomas, pero ya organizan cursos de resistencia para sus activistas, comienzan a utilizar de forma embrionaria un lenguaje convenido, utilizan aplicaciones telemáticas seguras para evitar ser vigilados por las Fuerzas de Seguridad y emplean a grupos sectoriales para hacer más eficaces sus acciones bajo el esquema de causar el mayor daño con el menor coste posible para ellos. Entre estos últimos colectivos, a los «Bombers per la República», los más duros entre los duros en los ataques de los CDR, se les unieron en septiembre los llamados «Sanitaris per la República». Ambos tienen en común que están en primera fila, si bien los segundos, supuestamente, lo hacen para atender a aquellos que resulten lesionados. Sólo secesionistas, naturalmente.

3. Empresarios y sindicatos volverán a controlar los fondos de formación. El Gobierno aprobará antes de que concluya el año una orden ministerial de convocatoria de subvenciones para la formación de ocupados con un presupuesto de 350 millones. La partida fue anunciada el miércoles por la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en el Congreso de los Diputados, donde criticó duramente al Gobierno del PP por su «inactividad de la etapa anterior», debido a que no se convocan estas subvenciones desde 2016. Lo que no dijo Valerio en esa comparecencia es que aprovechando esa orden el Ejecutivo tiene intención de devolver el control de los fondos de formación a empresarios y sindicatos perdido con la ley de 2015. El pasado 12 de diciembre el patronato de la Fundación Estatal para la Formación dio el visto bueno a un borrador de resolución en el que el departamento que dirige Magdalena Valerio vuelve a incorporar a los agentes sociales en el órgano colegiado encargado de evaluar la asignación de las subvenciones para formación, según refleja el texto al que ha tenido acceso ABC.

4. Los independentistas flamencos son ya el primer partido belga. La política belga va camino de convertirse en un conflicto nacionalista. Los primeros efectos conocidos de la caída del Gobierno, presidido por el liberal Charles Michel en coalición con los independentistas de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA), señalan un aumento considerable de los partidarios de disolver el poder federal belga. Si se celebrasen nuevas elecciones en este país, el resultado sería que los independentistas flamencos, tanto los radicales solos o sumados a los más extremistas, volverán a ser el núcleo de cualquier combinación política en Bélgica. En Flandes, los partidos tradicionales aún sumarían algo más del 50% de los votos, pero los partidarios de la separación tendrán una holgadísima mayoría absoluta en escaños. La encuesta realizada para el periódico «Het Nieuwsblad» y publicada ayer jueves daba a los independentistas de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA) y a los extremistas -igualmente independentistas- del Interés Flamenco (VB) más del 42% de los votos. La encuesta es la primera que se ha hecho después de la decisión de la N-VA de dejar la coalición que sostenía al Gobierno federal para embarcarse en una campaña preelectoral, por ahora centrada en el tema de la migración.

5. Dimite el general Mattis, opuesto a la salida de tropas de Siria de Trump. «Yo sé más que los generales sobre Daesh». Fue una de esas declaraciones extravagantes de Donald Trump en campaña electoral, que consumían las portadas antes de que, al día siguiente, otra proclamación grandilocuente -o un insulto- se comiera la atención. Trump se ha encargado de demostrar que el personaje de la campaña no es muy diferente al de la Casa Blanca. La defensa nacional no es una excepción, y esta semana ha insistido en aquella frase electoral: su secretario de Defensa, el célebre general del cuerpo de Marines Jim Mattis, ha dejado el Gobierno, un día después de que Trump anunciara, de forma intempestiva, la retirada de las tropas estadounidenses de Siria. Mattis, como muchos altos cargos de defensa y seguridad nacional, estaba en contra de la decisión. Frente a la opinión de Trump, que declaró la victoria contra Daesh en el anuncio, el Pentágono considera que ni el grupo terrorista islámico está vencido, ni la salida del ejército es conveniente para un país desestabilizado donde Rusia, Irán y el Gobierno de Bashar al Assad ganarán poder tras su marcha.

6. La UE noquea a la industria del plástico: descubre por qué se revuelve el sector. Bruselas estima que el 70% de los desechos que acaban en las playas provienen de los artículos de usar y tirar más populares, como los cubiertos y pajitas de plástico. Sugiere que también se deben reducir los envases de poliestireno para alimentos y deja abierta la puerta a que cada Estado miembro regule qué productos introduce en su legislación. En España, el mercado de un solo uso es reducido, pero la industria del plástico alerta de que hay equívocos que puede generarles cuantiosos daños. ABC explica algunos de ellos. ¿Se prohíbe todo el plástico? ¿Qué hará España? ¿Cuál será el impacto económico nacional? ¿Y el ambiental?

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!