Las seis noticias imprescindibles de este miércoles

1.- La ministra de Justicia se atrinchera en el cargo, sin importarle cuántos audios más le comprometan. «Le repito y le adelanto: No voy a dimitir», ha asegurado Dolores Delgado interpelada en el Congreso por el PP por sus «mentiras» a la hora de afrontar el contencioso del juez Llarena, pero sobre todo por el caso Villarejo, que le mantiene acorralada. Delgado, algo más calmada que ayer en el Senado, ha insistido en que ella y su Gobierno son víctimas de un «chantaje» y replicó que no renunciará «por muchas razones», pero sobre todo porque su labor es dejar atrás la «corrupción» del PP. «No me he achantado con narcotraficantes, con terroristas, con corruptos como fiscal. Ni este Gobierno socialista ni esta ministra va a aceptar el chantaje de nadie», ha aseverado entre aplausos de los diputados socialistas. «Por muchas razones, pero fundamentalmente porque después de seis años de parálisis política este Gobierno está trabajando por la ciudadanía. Este Gobierno tiene la decencia de trabajar por los ciudadanos y no está paralizado por una corrupción sistémica y paralizante», ha afirmado la titular de Justicia, quien ha relatado una serie de actuaciones que su departamento está llevando a cabo en pro de la mejora del sistema judicial.

2.- Pedro Sánchez ha vuelto a dar una patada hacia delante a la tormenta política que vive su Gobierno, pendiente de la delicada situación de su ministra de Justicia, Dolores Delgado. Casi media docena de veces ha repetido el presidente que el suyo es un Gobierno «sin hipotecas» cuando se le preguntó de forma reiterada y concreta si Delgado dimitirá tras el escándalo de las grabaciones del ex comisario José Villarejo. Sánchez, en rueda de prensa durante su visita a Nueva York, se ha guardado un as en la manga, ya que en ningún momento ha dicho sin ambages que la titular de Justicia seguiría en su cargo. Se ha dedicado a insistir hasta la saciedad que ni él ni su Ejecutivo «aceptan chantajes de nadie» y que tienen «el mandato claro de limpiar y regenerar la vida política» de España. «Hemos venido a limpiar, estamos limpiando y vamos a seguir limpiando», ha asegurado, sin responder de forma clara a si la limpieza afectará a Delgado, en la que sería la tercera dimisión de un ministro en poco más de cien días de Gobierno.

3.- En una escalada de tensión diplomática sin precedentes entre las dos primeras economías mundiales, Donald Trump ha aprovechado su primer discurso como presidente de turno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para acusar a China de estar inmersa en una campaña de injerencias para perjudicarle a él y al partido Republicano en las elecciones legislativas de noviembre. China y EE UU tienen, junto a Reino Unido, Francia y Rusia, asiento permanente en ese Consejo, el único de la ONU que tiene capacidad sancionadora. «Hemos concluido que China esta intentado interferir en nuestras elecciones, en contra de mi administración. No quieren que yo, o nosotros, ganemos, porque soy el primer presidente que le ha plantado cara a China en materia de comercio. Y estanos ganando en el comercio, estamos ganando en todos los niveles», dijo Trump, sin aportar ninguna prueba, ante la expresión visiblemente molesta del ministro de exteriores chino, Wang Yi, que se ha encogido de hombros durante las acusaciones del presidente de EE UU.

4.- Relevo sin sorpresas al frente de BBVA. La entidad ha aprobado este miércoles el plan de sucesión del actual presidente, Francisco González, de 74 años y que tras 18 años dirigiendo el grupo se jubilará a final de año, designando como su sucesor al todavía consejero delegado, Carlos Torres. El relevo, según ha informado el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se hará efectivo el próximo 31 de diciembre de 2018. «La sucesión garantiza la continuidad en el proceso de transformación que ha puesto a BBVA a la vanguardia de la industria financiera global», ha señalado el grupo en un comunicado en el que también ha destacado que esta transición se ha hecho de forma «ordenada y bien planificada». Aunque el consejo de administración de BBVA acordó en 2011 retrasar la edad de jubilación de todos sus miembros de los 70 a los 75 años para que González se mantuviese un lustro más al frente del grupo, hasta marzo de 2020 como mucho, el alto ejecutivo ya anunció hace un par de ejercicios que cumpliría ese tope.

5.- El Gobierno no modificará la ley del aborto para permitir que los menores de 16 y 17 años puedan abortar sin permiso paterno. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, no ha querido pronunciarse sobre esta petición que le realizó ayer podemos en el Pleno del Congreso. El Grupo Parlamentario de Podemos ha interpelado a la ministra sobre si el Gobierno va a «garantizar el derecho a un aborto seguro, libre y gratuito para todas las mujeres». El objetivo de esta iniciativa era arrancar un compromiso del Ejecutivo para eliminar de la ley el artículo que prohibe a las menores de 16 y 17 años abortar sin permiso paterno. El único compromios de la ministra fue la creación de un grupo de trabajo con las comunidades autónomas en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud« para consensuar entre todas las comunidades autónomas los criterios de calidad, protocolo y atención sobre la interrupción voluntaria del embarazo a la luz de los avances científicos para la práctica del mismo y otros aspectos que las autonomías consideren conveniente».

6.- Muere Helena Almeida, la artista más allá del marco. El filósofo Emmanuel Levinas formuló una ética del rostro como límite de la violencia y acaso la obra de Helena Almeida pueda entenderse como suerte de «coreografía corporal» que mostraba, al mismo tiempo, la vulnerabilidad y la entereza de la vivencia femenina. Era, sin ningún género de dudas, una de las artistas portuguesas más intensas, entregada a un trabajo conceptual que combinaba el soporte fotográfico con la voluntad pictórica. Aunque tuvo, desde hace años, el reconocimiento crítico, ha sido en el siglo XXI cuando se subrayó su condición de «pionera». Tal vez fuera su participación en la Bienal de Venecia en 2005 el punto culminante de esta creadora que mantuvo siempre una coherencia estética. En sus fotografías que tenían algo de «sedimentación especular» aparecía su cuerpo en posiciones que tenían algo de danza sutil, «punctualizada» por el color que venía a dinamizar el blanco y negro de la imagen. Habitó la pintura (por jugar con el título de la exposición «Pintura habitada» que hizo a mediados de los setenta) de una forma obstinada y, al mismo tiempo, ascética

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!