Las residencias de mayores erradican los contagios activos entre usuarios

SANTIAGO Guardar

El avance en la lucha contra el coronavirus en Galicia estableci√≥ este martes un nuevo hito al erradicar por completo los casos entre usuarios de residencias de mayores. Quince semanas despu√©s de que los cinco primeros contagios fueran detectados en la residencia DomusVi de Santiago el pasado 20 de marzo, las Conseller√≠as de Pol√≠tica Social y de Sanidade de la Xunta informaron a media ma√Īana (tal y como ya hab√≠a avanzado el presidente, Alberto N√ļ√Īez Feij√≥o, durante el debate electoral del lunes) de que los √ļnicos tres casos que permanec√≠an activos pasaban a retirarse del registro tras haber superado finalmente la enfermedad.

Con la curaci√≥n de estos residentes, la Comunidad cierra, al menos por ahora, el cap√≠tulo m√°s traum√°tico de cuantos ha sembrado la Covid-19 hasta ahora en territorio gallego. Un cap√≠tulo que lleg√≥ a cobrarse la vida de 274 ancianos desde que fuera abierto hace ahora casi cuatro meses y durante el cu√°l el pat√≥geno se introdujo sigilosa y en muchos casos letalmente en los organismos de cientos de ancianos que pasaban la √ļltima etapa de sus vidas en estas instituciones.

Con la brusca irrupci√≥n de una enfermedad que pocos vieron venir y de la que todav√≠a se desconoc√≠an muchos aspectos durante los primeros compases de su propagaci√≥n, las residencias pasaron a situarse en el ojo del hurac√°n a causa de la agresividad con la que el virus atacaba a los m√°s mayores. En solo unas semanas, decenas de centros de toda la Comunidad (y del resto de Espa√Īa) se convirtieron en los principales focos de una pandemia que no hac√≠a prisioneros cuando se trataba de poblaci√≥n inmunodeprimida o con patolog√≠as previas.

La falta inicial de personal o de medios (tanto en Galicia como en el resto de comunidades) dieron paso, pese a la anticipación con la que el Gobierno autonómico estableció algunas de las medidas que contribuyeron a mitigar significativamente el impacto, a una rápida escalada de contagios que alcanzó su punto álgido el 18 de abril, cuando los positivos en estos centros llegaron a 895 entre usuarios y a 346 entre trabajadores. Más de 1.000 casos, sumando ambos colectivos, que supusieron una quinta parte del total de infectados en Galicia y que a partir de entonces comenzaron a rebajar paulatinamente su volumen, ya fuera por el aumento de los fallecimientos o bien por la creciente emisión de altas médicas tras sufridas e intensas luchas contra la enfermedad.

Mientras, la Xunta avanz√≥ en firme y decidi√≥ intervenir algunos de los m√°s de 60 centros, tanto p√ļblicos como privados, en los que el virus logr√≥ colarse. Fueron tres: las residencias DomusVi de Cangas y Barreiro (Vigo) y Nuestra Se√Īora de F√°tima, en la comarca pontevedresa de O Barco. En ellas, las autoridades sanitarias dispusieron recursos y medios para convertirlas en centros integrados: residencias a las que se enviaba a los contagiados de otros centros para frenar la expansi√≥n de la enfermedad.

Con estos mimbres, y despu√©s de que no se haya detectado ning√ļn caso nuevo desde hace dos semanas, solo queda ya un trabajador como √ļnica persona vinculada a las residencias de mayores que padece en estos momentos la enfermedad. Se trata, concretamente, de un empleado de la residencia Santa Teresa Jornet, en La Coru√Īa, mismo centro al que pertenec√≠an los tres √ļltimo usuarios dados de alta y que ha sido, adem√°s, uno de los m√°s golpeados por la pandemia. La situaci√≥n en las residencias de atenci√≥n a discapacitados, por otra parte, permanece estable y sin ning√ļn nuevo caso desde el pasado 13 de junio.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!