Las prepagas aplicarán nuevos aumentos en octubre y noviembre, pero dicen que son insuficientes

Fuente: Archivo

Como un bombero que corre de aquí para allá buscando apagar cada foco de incendio nuevo que aparece, el Gobierno intenta atenuar los daños que produjo la fuerte devaluación post-PASO. En algunos casos encontró rápidamente los mecanismos, como la rebaja del IVA a un conjunto de alimentos o el congelamiento del precio de las naftas y de las cuotas de préstamos UVA; en otros casos aún está negociando, como el congelamiento de precios de los medicamentos, y en otros no lo logró. En este grupo hay que incluir a las cuotas de la medicina privada, que el mes próximo tendrán un aumento del 6%, ya pactado y anunciado en mayo pasado, al que se sumarán dos nuevas subas de 4% cada una en octubre y noviembre. Las empresas ya empezaron a mandar cartas a sus afiliados comunicando la novedad y en breve saldrá la resolución en el Boletín Oficial.

El Gobierno había intentado que las prepagas postergaran esos aumentos. Según fuentes oficiales, en la negociación incluso se involucró una vieja conocida del sector, la diputada nacional del Pro y exministra de Salud, Graciela Ocaña, pero finalmente no llegaron a un acuerdo. De hecho, las empresas no solo transmitieron a las autoridades que la devaluación las había dejado sin resto para tomar una medida así, sino que incluso hizo que esas subas previstas y acordadas informalmente con el Gobierno resulten insuficientes.

“El 4 más 4% de octubre y noviembre estaba en línea con una paritaria del sector salud que se cerró en 32% anual y con un escenario de un dólar a 45 pesos; ahora el dólar está en 60 y quién te dice que no se intente reabrir la paritaria”, señaló a LA NACION una fuente del sector privado. “Todos se fijan en las prepagas, que atienden a 3 millones de personas, pero las obras sociales sindicales, los sanatorios del interior, que atienden a más gente, van a tener problemas de financiamiento y se les complicará mantener la prestación porque a todo este corrimiento de la economía tenés que agregarle la devaluación”, agregó, y no dudó en vaticinar una ola de procesos preventivos de crisis entre las clínicas.

La Secretaría de Salud está intentando moderar los aumentos que pretende el sector ofreciendo a cambio, a prepagas y prestadores, una reducción del impuesto al cheque y un aumento del mínimo no imponible para las contribuciones patronales, pero en una empresa de medicina privada dijeron que “todas esas medidas solo impactan en 2 o 2,5 puntos” de los costos. Y agregaron: “las obras sociales de personal de dirección ya tenían reducido el impuesto al cheque”.

Para esas fuentes, “el Estado tiene que empezar a financiar las prestaciones de alto costo, como pasa en otras áreas, como la educación. No hay participación estatal en el financiamiento y todo es cada vez más caro en dólares. Este tipo de prestaciones deben representar arriba del 30% de nuestros costos; luego también están los costos de los insumos”.

Las cuotas de las prepagas ya habían tenido aumentos en febrero (5%), mayo (7,5%), julio (5%) y agosto (6%), a los que se sumarán, por ahora, septiembre (6%), octubre (4%) y noviembre (4%).

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!