Las preguntas que deja en el aire el doble crimen del pantano de Susqueda

La liberación del hasta ahora único sospechoso del doble crimen del pantano de Susqueda, Jordi Magentí, reabre las dudas sobre una investigación que parecía encarrilada. La Audiencia de Gerona rectifica y asegura ahora que los indicios contra el arrestado «se han visto seriamente debilitados» al practicarse una serie de diligencias. Como la de los restos de ADN encontrados en su ropa, que no coinciden con los de las dos víctimas, Marc y Paula, que fueron brutalmente asesinados cuando acudieron a practicar kayac, en el mes de agosto de 2017. Estas son las preguntas de la causa.

¿Dónde aparcaron el coche?

El auto inicial creía «por lógica y sentido común» que Marc y Paula aparcaron en la zona de la Rierica, pero el auto de ayer lo cuestiona y cree que existen más posibilidades que no se tuvieron en cuenta, como que los jóvenes dejaran el coche más lejos y llegaran andando a la playa con el kayak.

¿Dónde ocurrió el crimen?

El Ministerio Fiscal lo sitúa en la zona de la Rierica en base a los informes de sonometría y los análisis de la piedra que estaba dentro de la mochila con la que se encontró a Marc. La resolución de ayer constata que «ninguno de los testigos con los que se hizo la prueba de sonometría se ponen de acuerdo» ni en el origen de los disparos ni en si fue un sonido de revolver, escopeta o rifle. Además, destaca que «piedras de tales características (como la que tenía la mochila que porteaba Marc) fueron encontradas hasta en tres lugares diferentes». Por si esto fuera poco, se da por hecho que la tierra que se encontró en los pantalones de Marc es de la Rierica y no se contempla el análisis de restos terrosos de otras zonas.

¿Quién es el autor del doble homicidio?

En base a las cámaras, puntos y horas recogidas, el Ministerio Fiscal dedujo que solo víctimas e investigado estaban en el lugar, ya que los demás posibles implicados «presentan una coartada firme». El auto de ayer corrobora que Magentí estaba en la zona pero lamenta que «la investigación limita el número de posibles autores a residentes, usuarios de vehículos detectados por la cámara de seguridad nº 5 y titulares de teléfonos cuyo uso ha sido registrado por las antenas que dan cobertura a la zona» y abre la puerta a que hubiera «otras personas en la zona que no tuvieran móvil o no accedieran en vehículo, e incluso que no estuvieran instaladas allí con anterioridad».

¿Y las muestras de ADN?

La prisión provisional se mantenía, en parte, porque faltaban las pruebas de ADN conseguido en casa de Magentí. La doble prueba orientativa de sangre con reactivo luminiscente, que se hizo en una prenda y en un par de zapatos, resultó negativa, «dado que los restos de ADNen la ropa del recurrente no se corresponden con los restos de ADNde las víctimas».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!