Las pateras inundan Alborán tras la visita de Sánchez a Marruecos

Ochocientos noventa y cuatro rescatados, una cifra pocas veces registrada en una sola jornada, es lo que Salvamento Marítimo interceptó a lo largo del jueves en el Mediterráneo cuando habían transcurrido poco más de 24 horas de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, abandonara Marruecos prometiendo a su Rey ir a Bruselas a pelearse con la UE una buena dotación económica que ayude a las autoridades alauíes a contener la oleada interminable de embarcaciones en el Estrecho y el mar de Alborán. Un total de 56.914 hombres y mujeres que viajaban en ellas han sido salvados hasta el 21 de noviembre, según las cuentas de la OIM, lo que representa más del triple que en el ejercicio pasado.

La oleada de pateras, alguna con hasta 70 personas a bordo y todas salidas del litoral marroquí -de puntos como Bouyafar, Kariat o Charrana pertenecientes a la provincia de Nador limítrofe con Melilla- volvió a desembocar en tragedia con el fracaso de una de ellas, que fue localizada la noche del jueves al viernes semihundida, Sus 42 supervivientes fueron llevados a Almería. Una era una mujer embarazada que finalmente murió a pesar de que se le intentó reanimar durante el trayecto en helicóptero y UCI al hospital. Otros 13 pasajeros de esa lancha permanecen desaparecidos y al cierre de esta edición no había noticias sobre ellos.

35 más y 70 en búsqueda

A diferencia del jueves, ayer Salvamento Marítimo solo localizó a mediodía a 17 millas de Motril una lancha con 16 varones de origen magrebí y también acogió en su buque de rescate a otros 10, todos subsaharianos, que habían sido encontrados en el Estrecho por una patrullera de la Guardia Civil. También consta el hallazgo de una barca con problemas de flotabilidad en aguas de Melilla en la que había 9 inmigrantes, uno de ellos mujer, que fueron llevados a la Ciudad Autónoma.

No obstante, por la tarde se buscaba por aire y mar una patera con unos 70 ocupantes que, como todas las demás, había salido de Marruecos.

Los trabajos de rescate y búsqueda de intensidad extrema en las aguas que separan las costas africanas de las andaluzas se sucedían ayer a la vez que el ministro del Interior marroquí, Noureddine Boutayeb, defendía que su país ha logrado hasta finales de septiembre de 2018 «abortar cerca de 68.000 tentativas de inmigración clandestina y desmantelar 122 redes criminales activas en este tráfico», según informaba la agencia oficial Map. En el marco de la inauguración del tercer Africa Security Forum, que se celebra bajo el título «Redefinir los ejes de la cooperación internacional frente a las amenazas del siglo XXI», el ministro dijo que, remontándose a 2002, el número de organizaciones de ese tipo que han neutralizado supera las 3.300 y las embarcaciones clandestinas incautadas las 2.000.

No hubo este viernes ninguna reacción por parte del Gobierno, tampoco mención en el transcurso de la habitual rueda de prensa del Consejo de Ministros. El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, está de visita en Cuba.

El Mundial y la seriedad

Desde Almería donde se encontraba para participar en la campaña electoral de Andalucía, quien sí se pronunció ayer fue el líder del Partido Popular, Pablo Casado, que culpó abiertamente a Sánchez de la situación migratoria, pero no perdió oportunidad también de apuntar a Marruecos. Del país vecino dijo que ve necesaria su «cooperación» pero «no para ofrecer un Mundial de Fútbol, sino para hablar de lo que es España, un país serio y responsable en políticas de Estado como es la inmigración». Con ello aludía a la oferta que el presidente del Gobierno hizo esta semana al monarca alauí para que comparta una candidatura en la que también estaría Portugal con vistas a la cita de 2030.

De paso, Casado culpó al jefe del Ejecutivo de «poner en riesgo» la seguridad del país y de los inmigrantes que intentan llegar a España desde el norte de África con una política «irresponsable» de inmigración con la que, según ha insistido, mantiene un «efecto llamada». «Quién sabe cuántos habrán muerto en esa oleada de pateras con las que parece que Marruecos contesta al ofrecimiento del Mundial de Sánchez», manifestó.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!