Las Pantoja se unen contra la niñera

Este sábado Chabelita Pantoja ha concedido la que podría ser su última entrevista en televisión, tras asegurar que se retira del mundillo del corazón para siempre. La hija de Isabel Pantoja se ha sentado en el sillón de «Sábado Deluxe» para responder a las preguntas de María Patiño y contar su relación con su actual novio Omar Montes y el padre de su hijo, Alberto Isla.

Sin embargo lo que la joven no se esperaba era una sorpresa qeu el programa le tenía por Navidad: la aparición de Dulce Lapiedra, la que fuese su niñera y confidente. Su relación siempre ha sido muy especial, a pesar de haberse convertido en la archienemiga de su madre. Sin embargo parece que la relación entre ambas está más que distanciada.

Las que fuesen como «uña y carne» protagonizaron ayer un tenso enfrentamiento que finalizó con el fin de la relación de las Pantoja con Delapiedra. «Ahora no tienes un problema con mi madre, lo tienes conmigo. Tengo mucho carácter y lo sabes», zanjó Chabelita ante la atónita mirada de la niñer ay la presentadora. «Hazte más Deluxe de nosotros, va a tener razón mi madre al final», criticaba la hija de la tonadillera mientras Dulce intentaba recular y calmar a la que fuese «su niña» sin éxito.

Los motivos del odio

Para entender esta historia habría que remontarse al año 2014 cuando Dulce Delapiedra cerraba por última vez la que había sido su casa años atrás, «Cantora», donde llegó con tan solo 19 años y crió a los dos hijos de la cantante: Kiko e Isa. La famosísima finca de Isabel Pantoja le daba la espalda a pesar de que la tonadillera llegó a confesar en alguna entrevista que Dulce era «la hermana que nunca tuve». Tras más de 25 años juntas, la empleada jamás imaginó que tras volver al trabajo después una baja médica para recuperarse de unos problemas de espalda, sería despedida por su gran amiga. La que fuese su jefa durante tantísimos años no solo la echaba de su vida, sino que no fue ni siquiera capaz de comunicarle personalmente su despido sino que fue su hermano Juan quien lo hizo en su lugar.

Desde ese momento y traicionada por la que había sido su hermana, Dulce Lapiedra se unió al bando de sus enemigos: los medios del corazón. Comenzó a sentarse en platós de televisión y a conceder entrevistas en las que contaba todos los secretos de «Cantora». Una decisión que alejó aún más una posible reconciliación entre ambas. La tonadillera jamás le perdonará a la que fuera su mano derecha que contara las intimidades del que fuera durante 25 años su hogar. Incluso, y con la presión de los colaboradores, la «niñera de los Pantoja» relató cómo fue su traumática salida de la finca, lo poco que cobraba y las malas condiciones en las que vivía cuando era empleada en «Cantora».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!