Las noches de gloria de Gareth Bale

No es Gareth Bale un futbolista com√ļn. Sus cualidades de atleta le convierten en velocista de los que ya escasean en el f√ļtbol de hoy, dominado por el toque toque y alejado del ida y vuelta que durante un tiempo marc√≥ tendencia. Solo Klopp tiene entre ceja y ceja ese estilo futbol√≠stico que tan bien le viene a Bale. Seguramente esta sea una de las razones, junto a sus numerosas lesiones, de su falta de regularidad en el Madrid, pero la realidad es que en estos cinco √ļltimos a√Īos, el gal√©s ha sido decisivo en momentos de todo o nada.

Su 2014 fue l√≠nea y bingo. El gol del 2-1 en Lisboa, tanto que daba la vuelta al marcador y pon√≠a en bandeja la D√©cima. Dos meses antes, en la final de Copa del Rey, su carrera ante Bartra en el 89‚Äô y su definici√≥n con sotana le dio el t√≠tulo copero a los blancso. Aquel brillante a√Īo lo cerr√≥ marcando un tanto en la semifinal y otro en la final del Mundial de Clubes jugado en Marruecos. Un triplete con sello Bale.

En 2016, Gareth marc√≥ el √ļnico tanto de la semifinal de Champions contra el City. Un gol que meti√≥ al Madrid en la final que ganar√≠a posteriormente en Mil√°n, otra vez al Atl√©tico. Lo hizo en la tanda de penaltis, donde Bale anot√≥ el suyo, dato mollar.

Volvió a emerger en la semifinal del Mundial de Clubes de 2017, anotando el 2-1 que eliminaba a Al Jazira y metía al Madrid en la final. Ayer, otra vez, mismo escenario y misma ronda, un triplete suyo sirve para que los blancos puedan pelear por otro trono mundial.

Todos estos momentos de gloria están coronados por su pincelada más brillante. La de la Decimotercera en Kiev. Con empate a uno, saltó al verde para anotar un golazo de chilena antológico. Solo llevaba cinco minutos de corto. Coronó su actuación haciendo el 3-1 que sentenciaba la final. Así es Bale, el futbolista con un don para las grandes citas.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!