las medidas para evitar que Boris Johnson cierre el Parlamento británico

La iniciativa de Boris Johnson para suspender el Parlamento para impedir que pueda bloquear un Brexit duro el próximo 31 de octubre ha desatado numerosas críticas no solo entre la oposición, sino también entre sus propias filas. Al menos dos destacadas figuras «tories», la responsable del partido en Escocia, Ruth Davidson, y el representante del Gobierno en la Cámara de los Lores, George Young, han presentado su dimisión. Pero ¿qué medidas se están adoptando para tratar de frenar el cerrojazo a la Cámara, una vez que la Reina Isabell II ha dado ya luz verde a la petición del «premier» y que la suspensión se extendería entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre?

Teniendo en cuenta de que se trata de una situación sin precedentes y de que el Reino Unido no cuenta con una constitución codificada, como en España o Estados Unidos, sino que se rige por un conjunto de leyes dispersas aprobadas a lo largo de los siglos, las vías para contraatacar a Johnson transitan por regiones en parte inexploradas y de resultado incierto. Las medidas que se están planteando van desde las acciones legales ante los tribunales a una legislación exprés, pasando por las movilizaciones callejeras y en internet.

Acciones legales ante los tribunales

Curiosamente, la decisión que podría parar la maniobra de a Boris Johnson podría no llegar de Londres, sino de Escocia. El Tribunal de Sesiones de Edimburgo está estudiando una iniciativa respaldada por 75 parlamentarios para bloquear la suspensión de la Cámara británica.

Esta acción legal arrancó el pasado mes para evitar el cierre de Westminster cuando esta medida, que ya barajaba Johnson para quitar obstáculos al Brexit abrupto, era aún una posibilidad todavía relativamente remota. Ahora estos parlamentarios solicitan una resolución judicial que pueda impedir la suspensión. Para este caso hay una audiencia prevista el próximo 6 de septiembre.

El abogado de los parlamentarios, Aidan O’Neill, defendió ante el juez Lord Doherty que «los poderes del ejecutivo nunca son ilimitados ni sin restricciones». «No vivimos en un estado totalitario», señaló, según recoge la web de BBC News. En su argumentación, esgrimió un caso anterior, que afectaba a los propietarios del diario «The Telegraph», que se opusieron con éxito a la validez de una decisión del Consejo Privado de la Reina, el órgano que asesora a la monarca y que anunció este miércoles la autorización por Isabel II de la petición de Boris Johnson.

Pero no es esta la única iniciativa judicial en marcha. La Alta Corte de Belfast ha celebrado una vista urgente ante la solicitud de una resolución en contra del primer ministro. En este caso la presentó un defensor de los derechos de las víctimas de la violencia en Irlanda del Norte, Raymond McCord, que considera que un Brexit sin acuerdo incumple el Acuerdo de Viernes Santo, por el que se puso fin a décadas de conflicto armado.

Así mismo, los abogados de la activista Gina Miller han presentado una solicitud urgente ante un alto tribunal en Inglaterra para que revise el plan de Johnson. «Esto es un intento desvergonzado, de verdadera magnitud histórica, para impedir que el Ejecutivo tenga que rendir cuentas de su conducta ante el Parliament», aseguró, según informa «The Guardian».

Medidas legislativas urgentes

Entre tanto, los parlamentarios que se oponen a la medida de Johnson buscan vías en la propia Cámara para frenarla. El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha asegurado que la Cámara «legislará rápidamente» el próximo martes, cuando reabra tras el receso estival, para impedir la prórroga promovida por el primer ministro. Con esta normativa exprés se buscaría aprovechar los pocos días hábiles antes de la suspensión para tratar de evitarla. En declaraciones a la cadena Sky News, Corbyn said: «Estaremos de vuelta en el Parlamento el martes para oponernos a Boris Johnson en lo que considero un golpe relámpago contra nuestra democracia», ha asegurado a la cadena Sky News.

En este sentido, se trataría de «pararle políticamente» con una legislación que «impida un Brexit sin acuerdo», así como «impedirle cerrar el Parlamento durante este periodo totalmente decisivo».

Más de 1,4 millones de firmas en internet

Junto con las acciones judiciales y políticas, se están poniendo en marcha movilizaciones de diverso tipo en contra del cierre parlamentario. Más de 1,4 millones de personas han firmado una petición al Gobierno de Johnson para que no se suspenda la Cámara. La iniciativa fue lanzada por el activista proeuropeo Mark Johnston el pasado 15 de agosto, tres semanas antes de conocerse que Johnson llevaría a efecto su amenaza, con este texto: «El Parlamento no debe ser prorrogado o disuelto hasta que el periodo del artículo 50 [del Tratado de la Unión, que regula la salida de un estado miembro] se haya extendido suficientemente o que sea cancelada la intención del Reino Unido de retirarse de la UE».

Al principio, solo se adhirieron a la petición unos pocos cientos de firmantes, pero tras la solicitud de Johnson a la Reina el número de adhesiones se disparó hasta superar los 1,4 millones.

Manifestaciones en diferentes ciudades

Al poco de conocerse la medida de Johnson, miles de personas se congregaron en el exterior del Parlamento y de la residencia del primer ministro, en Downing Street, así como en diferentes ciudades del Reino Unido. «Si tú cierras nuestro Parlamento, nosotros cerramos tus calles», se oía en la plaza Trafalgar de la capital británica.

Momentum, un grupo de apoyo a Jeremy Corbyn, y organizaciones sindicales han convocado nuevas protestas callejeras el próximo sábado en Londres, Glasgow, Leeds, Liverpool, Mánchester, Newcastle, Nottingham, Oxford, Sheffield y York. El martes, cuando los diputados se reincorporen tras el paréntesis veraniego, se ha convocado otra manifestación en la capital.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!