Las medidas de seguridad que toma la Reina Isabel II para no ser envenenada

ABC

El dicho de «más vale prevenir que curar» parece que la Reina Isabel II de Inglaterra lo lleva a rajatabla, pues la monarca tiene una manera muy astuta de evitar ser envenenada. Un nuevo documental llamado Secretos de la cocina real» saca a luz los entresijos de las cocinas del Palacio de Buckingham, incluidos los esfuerzos de los empleados reales para mantener a la reina a salvo.

Entre la información aportada en el documental, se conoce que en los banquetes estatales, un chef personal del palacio prepara una serie de platos para todos los invitados, entonces los miembros del personal de la Reina eligen un plato al azar para ella, con el fin de que alguien evite envenenar su comida. Esta táctica ha valido la pena hasta ahora, pues la única forma que tendría alguien de envenenar a la monarca sería la de contaminar todos los platos.

El documental también reveló que los invitados al banquete deben seguir una serie de normas mientras comparten mesa con la Reina Isabel II, entre las que se incluye la regla de terminar sus platos antes que la monarca. Esta es una vieja tradición que solía ser un problema en el pasado ya que los invitados corrían para terminar su comida. No está claro si el palacio requiere que los visitantes sigan este protocolo o si se han vuelto más flexibles en los últimos años. Además, los comensales tampoco pueden sentarse antes que la monarca y tampoco pueden empezar a comer hasta que ella lo haga.

Isabel II también tiene un menú personal que ha sido creado a su gusto. Ella programa sus comidas con tres días de anticipación para darle al chef del palacio el suficiente tiempo para conseguir los ingredientes. Al elegir sus opciones para comer, Isabel II de Inglaterra tacha platos que no le gustan.

En lo que respecta a sus elecciones de alimentos, la monarca ha prohibido que ciertos tipos de alimentos ingresen a las cocinas del palacio.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!