Las Leonas y una batalla épica ante Alemania que duró tres horas: por qué puede marcar el futuro

El seleccionado argentino femenino de hockey sobre césped, Las Leonas, intenta conservar el invicto frente a su par de Alemania, por la tercera fecha de la llamada FIH Pro League, el nuevo torneo que reemplaza al tradicional Champions Trophy de la disciplina Fuente: Télam РCrédito: Alvarez Julian

Ya hab√≠a sucumbido ese drag√≥n que incendi√≥ la ciudad de Buenos Aires durante tres d√≠as con temperaturas alt√≠simas. Derrotada la bestia, el Cenard estaba ahora amenazado por una tormenta que se adue√Īaba del clima. Mientras Leonas y alemanas se debat√≠an en un choque de cuerpos y palos, en el horizonte relampagueaba y la gente se conmov√≠a con esos flashes repentinos que iluminaban la noche del viernes.

Hasta all√≠, lo que podr√≠a preverse durante un partido cualquiera de hockey sobre c√©sped: una atm√≥sfera destemplada que agregaba un toque particular alrededor del sint√©tico. Nada m√°s. Pero lo que era una fecha m√°s de la Pro League, sin mucho m√°s en juego que unos puntos de la primera rueda del nuevo torneo, termin√≥ convirti√©ndose en una batalla √©pica de tres horas que record√≥ el viejo ADN de las Leonas, y que puede quedar como un fuerte registro para el gran sue√Īo: la medalla dorada ol√≠mpica en los Juegos de Tokio 2020.

El encuentro dej√≥ much√≠simo m√°s que el 2-2 (goles de Merino y Luchetti) y la victoria 4-3 por penales (Carla Rebecchi -2-, Lucina Von der Heyde y Agustina Albertarrio). Fue una muy exigente prueba mental, tanto por la oposici√≥n del buen equipo alem√°n como por los factores extra- hockey, que obligaron a suspender el encuentro en tres oportunidades por precauci√≥n. Cada tanto, una de las mujeres de la FIH encargadas de controlar el partido se√Īalaba al cielo y le avisaba a la refer√≠ que hab√≠a que poner una nueva pausa: ¬°peligro, rayos! El fastidio se acrecentaba. Y ya en el tercer corte, las jugadoras de ambos equipos se sacaron de quicio por una suspensi√≥n que parec√≠a exagerada y se pusieron de cara a las responsables.

El seleccionado argentino femenino de hockey sobre césped, Las Leonas, intenta conservar el invicto frente a su par de Alemania, por la tercera fecha de la llamada FIH Pro League, el nuevo torneo que reemplaza al tradicional Champions Trophy de la disciplina Fuente: Télam РCrédito: Alvarez Julian

Todo fue distorsion√°ndose hasta un final de antolog√≠a. La primera suspensi√≥n se dio justo antes de que Alemania tuviera que ejecutar un c√≥rner corto. Y al regreso, a ponerse las m√°scaras para soportar el gol visitante que decret√≥ el empate parcial 1-1 (Rebecca Grote). Tercas, porfiadas, las alemanas colocaron el 2-1 dos minutos despu√©s, luego de una seguidilla de jugadas fijas (Muller-Wieland). Las Leonas deb√≠an subir la monta√Īa de nuevo bajo un escenario enrarecido.

Ya la lluvia empezaba a caer copiosa; la bocha intentaba rodar con el siniestro ruido de truenos de fondo, al tiempo que los paraguas se abr√≠an en las tribunas como una coreograf√≠a. Desde las nenas con camiseta argentina hasta las parejas de abuelos hechos un ovillo, todos se proteg√≠an de la tempestad con una convicci√≥n de hierro: quer√≠an ver c√≥mo concluir√≠a esa batalla con interrupciones de hasta 20 minutos. La conexi√≥n para el gol de c√≥rner entre Silvina D’El√≠a y Charito Luchetti llev√≥ el encuentro hasta el 2-2 y, despu√©s, a los penales australianos para la obtenci√≥n del punto bonus.

Fuente: Télam

All√≠ fue donde apareci√≥, como en las viejas jornadas, ese temperamento leonino capaz de superar cualquier adversidad: Argentina lleg√≥ a estar dos goles abajo en esas fren√©ticas carreras de 8 segundos para convertir el penal. Pero de a poco, las chicas fueron torciendo la pulseada: pudo haberse sellado con un globito de Von der Heyde que se fue por encima del travesa√Īo. Al final, Rebecchi -madre de un hijo, fruto de su amor con Jorge Lombi- sell√≥ el resultado para el triunfo con punto bonus.

En cuesti√≥n de segundos, muchas situaciones al mismo tiempo: Bel√©n Succi, que hab√≠a quedado lesionada a un costado y sin saber si pod√≠a seguir atajando en la serie de penales, se puso a festejar all√≠ tirada y con la mirada al cielo tormentoso, moviendo los pu√Īos. La gente -muchos enfundados en pilotos transparentes, festejaba bajo un s√ļbito ataque de mosquitos que aguijoneaban en cualquier parte del cuerpo, pero sobre todo iban a la boca. Mientras tanto, ya con el √©xito asegurado, el baile t√≠pico de las Leonas frente a la tribuna, todas abrazadas: “Se mueve paaara ac√° // se mueve paaara all√° // esta es la banda m√°s loca que hay”.

Ven√≠an relegadas las Leonas en los √ļltimos a√Īos, retrocediendo silenciosamente en el ranking y casi como si fuera una consecuencia natural del desconcierto deportivo y, por qu√© no, de una complicada transici√≥n. Primero, un dur√≠simo golpe en R√≠o 2016 (7¬ļ puesto), luego una despedida r√°pida en los cuartos de final del Mundial 2018, un DT al que no se le tuvo confianza para continuar (Agust√≠n Corradini) y el regreso de Carlos Retegui a la conducci√≥n, un hombre que parece ser destinado a ser el director de orquesta de grandes epopeyas.

Si necesitaban un golpe de fe, éste 2-2 con Alemania tuvo un valor agregado muy importante. Es la palanca que necesitaban para convencerse definitivamente con miras a los Panamericanos de Lima 2019 y Tokio 2020, un subidón de confianza que reaviva el fuego del equipo, en ese mix de jovencitas y veteranas. Sí, fue apenas un partido de la Pro League, pero resultó una prueba de que es posible volver a sacar a flote ese juramento interno de no darse jamás por vencidas. El factor que las hizo grandes en el hockey internacional y que las puede reimpulsar para volver a lo más alto.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!