Las hijas de Demi Moore vivieron el mismo infierno que su madre: las adicciones

Demi Moore junto a Scout y Tallulah Crédito: GROSBY GROUP

Uno de los aspectos que revela el libro Inside Out, las memorias que escribió Demi Moore, es que la actriz tuvo problemas con el alcohol y las drogas, lo que la llevó a estar ingresada en un centro de rehabilitación. Sus hijas también han sufrido sus propias adicciones y la relación con su madre no ha sido siempre tan buena como demuestran ahora.

Demi Moore y dos de sus tres hijas - Tallulah Willis, de 25 a√Īos, y Rummer Willis, de 31- han participado este lunes en el programa Red Table Talk, que presenta Jada Pinkett Smith en Facebook Watch. La hija peque√Īa de Moore y el actor Bruce Willis -que se divorciaron en 1998-empez√≥ a beber con tan solo 14 a√Īos: “Est√°bamos de vacaciones en familia. (…) Tom√© champagne, fue muy dulce. Y cuando ten√≠a 15 a√Īos, casi me muero por una intoxicaci√≥n por alcohol”. Tallulah, que como sus padres se dedica a la interpretaci√≥n, explic√≥ que comenz√≥ a consumir con m√°s frecuencia porque “las cosas eran demasiado dolorosas”.

Su hermana Rumer fue testigo de esa adici√≥n: “Vivi√≥ conmigo un tiempo y me acuerdo que pens√©: ‘Hay tres botellas de vino en la mesa'”. Rumer le pidi√≥ entonces que abandonara el apartamento que compart√≠an. En otra ocasi√≥n, Tallulah se qued√≥ inconsciente tras consumir code√≠na y coca√≠na y su otra hermana, Scout Willis, de 28 a√Īos, [que no estuvo presente en esta √ļltima entrevista] intent√≥ despertarla. “Cuando por fin me despert√©, ella estaba llorando y eso hizo que me sintiera horrible”, record√≥ Tallulah. Opt√≥ por irse a dormir, como si no hubiera pasado nada, pero unas horas despu√©s se levant√≥ llorando. “Sent√≠ la muerte en mis huesos. No me preocupaba mi vida, no me importaba”, dijo. En ese momento, sus hermanas decidieron intervenir y la llevaron con su madre, con la que no hab√≠a hablado en los √ļltimos tres a√Īos. Tallulah se mud√≥ a la casa de Moore y esto, reconoci√≥ la joven en la entrevista, uni√≥ de nuevo a la familia, que la apoy√≥ en todo momento.

Scout, Rumer y Tallulah Willis Crédito: GROSBY GROUP

La hija peque√Īa de la int√©rprete tambi√©n sufri√≥ un desorden alimentario. “No me valoraba a m√≠ misma, ni a mi mi vida ni a mi cuerpo y constantemente me castigaba por no ser suficiente”, explic√≥ Tallulah. En 2014, anunci√≥ que padec√≠a dismorfia corporal, una trastorno que le hac√≠a sentirse acomplejada con su aspecto f√≠sico: “Cuando ten√≠a 13 a√Īos le√≠a todas esas revistas que dec√≠an que yo era fea. Eleg√≠ creer en los desconocidos en lugar de creer en las personas que me quer√≠an por una sencilla raz√≥n: ¬ŅPor qu√© los que me quer√≠an iban a ser honestos?”. Esto la llev√≥ a lucir prendas con las que los dem√°s se fijaran en su cuerpo y no en su cara. M√°s tarde, cambi√≥ de estrategia y opt√≥ por no ense√Īar nada. “Cuando me vest√≠ toda tapada, mostrando solo el antebrazo, fue cuando me sent√≠ guapa de verdad”, explic√≥.

Sus hermanas tambi√©n han sufrido los estragos de la presi√≥n medi√°tica. Rumer public√≥ en julio de 2017 en su perfil de Instagram que llevaba seis meses sobria, aunque no especific√≥ de qu√© adicci√≥n se hab√≠a liberado: “Quer√≠a compartir esto porque estoy muy orgullosa de m√≠ misma”. Por su parte, Scout tuvo problemas con el consumo de alcohol y con la Justicia -utiliz√≥ un documento de identidad falso para comprar alcohol, y fue arrestada por la polic√≠a y condenada a hacer servicios comunitarios- y, al igual que sus hermanas, tambi√©n hizo p√ļblica su desintoxicaci√≥n. Hace dos a√Īos dijo haber comenzado “a vivir completamente el presente, sin filtro, sin ayudas qu√≠micas o soluciones f√°ciles”.

Las tres comparten en redes sociales sus victorias contra las adicciones y la buena relaci√≥n que tienen con su madre, cuyo libro est√° dando mucho de qu√© hablar. Tallulah confes√≥ en el programa de la esposa de Will Smith que al leer las memorias de su madre se percat√≥ de que no la conoc√≠a lo suficiente y que ten√≠an m√°s cosas en com√ļn de lo que pensaba, adem√°s de sentirse intimidada por la fuerza que Demi Moore ha demostrado ante todo lo que ha vivido. Pero tanto Tallulah como Rumer recordaron lo dif√≠cil que fue afrontar que su madre era alcoh√≥lica. “Sent√≠a ansiedad cada vez que sus ojos se cerraban un poco m√°s de lo habitual o por la forma en la que hablaba. (-..) Estaba molesta, la trataba como una ni√Īa y la hablaba como a una ni√Īa. No era la madre con la que hab√≠amos crecido”, coment√≥ Tallulah.

La relaci√≥n que la actriz mantuvo con Ashton Kutcher, 15 a√Īos menor que ella, tampoco fue del agrado de sus hijas, por lo que decidieron dejar de hablar con ella. Rumer cont√≥ en el programa que la idea de que Moore tuviera hijos con el actor le molestaba: “Estaba enfadada porque sent√≠ que me hab√≠an quitado algo que era m√≠o”. Despu√©s de saber que la int√©rprete sufri√≥ un aborto a los 42 a√Īos, tras seis meses de embarazo, Rumer se sinti√≥ culpable por no pedirle disculpas e interesarse m√°s por ella. A lo que su madre a√Īadi√≥ que ella lamentaba haberse apartado de sus hijas por su “adicci√≥n” a Kutcher. Un distanciamiento que prosigui√≥ incluso despu√©s de romper con el actor.

Las memorias de Moore se publicaron en septiembre pasado y all√≠ la actriz abre las puertas de su intimidad y habla sobre sus problemas de salud cuando era ni√Īa, de c√≥mo muri√≥ su padre cuando ella ten√≠a 18 a√Īos, de las dificultades para mantenerse en el cine, de las infidelidades que ha sufrido, de sus adicciones, de sus dudas respecto a su propia val√≠a, del abandono de los suyos, de su tr√°gico aborto, de la cirug√≠a est√©tica y la desnutrici√≥n, de las drogas e, incluso, de violaciones. El arranque del libro resume lo sola que se sent√≠a la actriz: “La mansi√≥n donde me cas√© est√° vac√≠a. Mi marido me ha enga√Īado y no quiere luchar por la relaci√≥n y mis hijas no me hablan: ni felicitaciones de cumplea√Īos, ni mensajes por Navidad”.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!