Las Damas de Blanco piden a Pedro Sánchez que se reúna con la oposición durante su viaje a Cuba

Las Damas de Blanco, grupo que luchan por la liberación de sus familiares encarcelados por el régimen castrista y por la defensa de los Derechos Humanos en Cuba, ha recogido el guante lanzado el pasado mes de octubre por el presidente Pedro Sánchez. Durante su comparecencia ante el Congreso, el día 24, Sánchez aseguró que estaba «dispuesto a defender los Derechos Humanos» en su próximo viaje a Cuba. «No voy solo como vendedor», enfatizó entonces, sin aclarar ante quién y cómo iba a defender esos derechos.

Unos días antes del comienzo del viaje, que se desarrollará este jueves y viernes, las Damas de Blanco han remitido una carta al presidente Sánchez -también se la han enviado al ministro de Exteriores, Josep Borrell– en la que, tras recordarle sus palabras del pasado 24 de octubre -«es por ello que nos ponemos en contacto con usted»- le piden mantener un encuentro con la oposición.

En la misiva, la líder del movimiento, Berta Soler, señala la «sistemática represión por parte del Gobierno cubano» que sufren las Damas de Blanco. «Cinco de sus miembros se encuentran actualmente encarceladas», con penas algunas de ellas superiores a un año de cárcel, y que «por supuesto, no han tenido derecho a un debido proceso», puntualiza Soler.

Un reconocimiento justo

La activista también le recuerda a Sánchez una parte de la propia historia del propio Partido Socialista Español durante el régimen franquista. Soler subraya la importancia en aquellos momentos de ser recibidos por los mandatarios y embajadores acreditados en el país. «Fueron escuchados y atendidos, y este posicionamiento les dio visibilidad y debilitó al régimen. Es lo mismo que le pedimos nosotras ahora -continúa-, pero no sólo para las Damas, sino para otros miembros de la oposición, lo que les daría el reconocimiento necesario y justo».

Cuatro días después de haber remitido la misiva, las Damas de Blanco no han recibido aún ninguna respuesta, según confirma telefónicamente a ABC la propia Soler. «Sabemos que el presidente Sánchez va a tener una agenda apretada, pero no vamos a perder la oportunidad de poder decirle de primera mano lo que está pasando dentro de Cuba, ya que va a reunirse con el gobierno de nuestro país y va a tratar, a defender los derechos humanos», explica. Según la activista, la intención de su reunión es explicarle «con nuestra propia voz», lo que está sucediendo «con la violación de los Derechos Humanos, con los presos políticos, con las Damas de Blanco… Queremos que escuche de nuestros propios labios nuestra preocupación y que le hable al régimen cubano».

Además de la carta, el movimiento le ha hecho llegar a Sánchez, a través de la Embajada de España en la isla, una carpeta con documentación sobre las mencionadas violaciones de Derechos Humanos. «La dejamos el día 7 de noviembre. En ella hay una breve explicación sobre el drecreto ley 141, cuya aplicación es contra las Damas de Blanco. También incluimos un informe sobre las cinco damas de blanco privadas de libertad, también sobre los métodos de presión del Estado empleados contra nosotras, el operativo represivo del Ministerio del Interior… Y el listado parcial de los presos políticos, que queremos que le entregue al Gobierno cubano». La carpeta, según Soler, también incluye material audiovisual «demostrativo» de los arrestos por la fuerza de varios miembros de las Damas de Blanco

Las voces de las víctimas

En el momento de esta conversación, con este periódico, Soler reconoce no haber recibido ninguna respuesta todavía del gobierno español sobre la posibilidad del encuentro. «Para nosotros es muy importante, aunque sea diez minutos, para poderle decir que escuche las voces de las víctimas de la represión que realmente hay en Cuba, porque sabemos que el Gobierno cubano no se lo va a contar». La activista admite que, «si no nos da esos minutos, al menos tendrá elementos» para juzgar.

El viaje de Sánchez a Cuba se produce una semana después de que la Eurocámara aprobara una resolución, no vinculante, apoyada por los populares, liberales y reformistas y rechazada por el PSOE, Podemos e Izquierda Unida, que condenaba «enérgicamente» la situación de los Derechos Humanos en Cuba, según informó Efe. En el texto, los eurodiputados lamentan que «no haya mejorado la situación en materia de Derechos Humanos y democracia» en la isla «pese a haberse adoptado» el acuerdo bilateral entre Cuba y Europa, bautizado comoDiálogo Político y Cooperación (ADPC), suscrito en 2016 para reestablecer las relaciones entre la UE y la isla, rotas desde 1996. Y advierte de la posibilidad de suspender el ADPC, si no mejoran los derechos y libertades en Cuba.

«Estamos muy contentos con la posición que está tomando la Eurocámara. Existe una relación bilateral, pero cuando se trata de Derechos Humanos el Gobierno cubano siempre trata de justificarse o se queda callado. Y sigue arremetiendo contra las personas que disienten, que alzan sus voces de una forma pacífica para denunciar las violaciones de Derechos Humanos. Esta declaración es muy positivo para los que estamos sufriendo dentro de la isla», asegura Soler, que lleva dos años sin poder salir de ella (recientemente le han negado la posibilidad de renovar el pasaporte).

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!