Las cuentas pendientes del Metropolitano

2018 ha sido el a√Īo en el que el Atl√©tico ha vuelto a levantar un t√≠tulo, ha conseguido mantener a sus estrellas y ha incorporado nuevas a su plantilla. Pese a ello, la realidad es que ha sido un a√Īo de contrastes. La Europa League, por ejemplo, lleg√≥ tras la estrepitosa eliminaci√≥n de la Champions y, por otro lado, la permanencia de Griezmann se ha producido a costa de limitar el margen de maniobra salarial. El franc√©s decidi√≥ continuar de rojiblanco tras convertir su futuro en un culebr√≥n y fue compensado con m√°s de veinte millones de salario, una cantidad inaudita en la historia del club. En el seno del equipo no hay duda de la importancia de Griezmann. De hecho, fue la presi√≥n de sus compa√Īeros la que ayud√≥ a que el jugador no se marchara al Barcelona. No en vano, su salario, unido a la revalorizaci√≥n continua de la plantilla, ha tra√≠do consigo una serie de desajustes en la masa salarial. Jonny Otto, fichado en verano del Celta, tuvo que poner rumbo a la Premier por esta cuesti√≥n. El transcurso de la temporada, lejos de apagar los fuegos, ha avivado las tensiones entre algunos jugadores y la directiva. Uno de los primeros en llamar a la puerta fue Diego Costa, despu√©s de su magn√≠fica actuaci√≥n en la Supercopa ante el Real Madrid. Actualmente, cobra un tercio que su compa√Īero Griezmann, una diferencia que considera excesiva. Adem√°s, los cantos de sirena procedentes de China no hacen m√°s que aumentar las dudas sobre su futuro. Quiere m√°s. Otro caso es el de Oblak. El Atl√©tico lleva tiempo en conversaciones para renovar su contrato, pero ocurre lo de siempre. Los millones de Griezmann pesan demasiado a la hora de negociar y todos quieren ver reflejado su estatus respecto al del franc√©s. Y si hay alguien que puede compararse con √©l es Oblak, quien ya ha dejado caer las dudas sobre su continuidad. La vieja guardia no se queda fuera de esta problem√°tica. El pasado verano fue God√≠n quien estuvo a punto de hacer las maletas rumbo al Manchester United. Meses despu√©s, Filipe Luis recibi√≥ una suculenta oferta del PSG para los pr√≥ximos tres a√Īos. El club evit√≥ la salida de ambos, pero sus contratos acaban en seis meses. La intenci√≥n es que sigan, pero son conscientes de que su continuidad no est√° asegurada, sobre todo en el caso del lateral. El de Lucas Hern√°ndez es probablemente el fuego m√°s inesperado. Es una de las joyas que tiene el Atl√©tico y podr√≠a marcharse al Bayern este mismo invierno. Su contrato es otro de los que est√° siendo revisado, pero la limitaci√≥n salarial est√° retrasando el acuerdo. Simeone, como hizo con God√≠n hace un mes y con Griezmann antes de verano, ha salido a manifestar su importancia en el equipo y el club trata ahora de disuadirle de la propuesta b√°vara. Pr√°cticamente sobre la bocina de 2018 ha llegado un √ļltimo problema. Thomas, que cada vez cuenta m√°s en los planes de Simeone, declar√≥ tras el partido con el Espanyol que ¬ęa veces es infeliz¬Ľ. Un nuevo contratiempo que amaga con perturbar las vacaciones rojiblancas. Los casos particulares Jan Oblak: Tiene contrato hasta 2021 y una cl√°usula de 100 millones. Cobra 5 ‚Äėkilos‚Äô y el club quiere que siga, pero no hay acuerdo Diego God√≠n: Tiene contrato hasta 2019 y una cl√°sula de 20 millones. Cobra 5 ‚Äėkilos‚Äô y estuvo a punto de irse en verano Lucas Hern√°ndez: Renov√≥ antes del Mundial, pero el club quer√≠a volver a hacerlo. El Bayern podr√≠a pagar los 80 millones de su cl√°sula este invierno Filipe Luis: Estuvo a punto de irse al PSG en agosto. Termina contrato en 2019 y todo apunta a que no renovar√° otra temporada Thomas partey: Renov√≥ en marzo y cuenta con 80 millones de cl√°usula. Su problema es que quiere m√°s protagonismo Diego Costa: Lleg√≥ hace un a√Īo y cobra 8,5 millones, pero quiere acercarse al salario de

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!