Las Cortes Valencianas inician la tramitación de la ley de residuos que incluye el SDDR

Las Cortes Valencianas han iniciado este miércoles la tramitación de la ley de residuos con el único voto en contra del PP. La norma parte de Podemos y cuenta con el criterio favorable del Consell que, sin embargo, la considera innecesaria puesto que muchos de los aspectos que aborda ya se encuentran reflejados en su propio plan (casi preparado).

Un ejemplo es la prohibición, a partir del 1 de enero de 2010, de venta de menaje (platos, vasos, cubiertos, bandejas…) pajitas, bastoncillos para los oídos, caramelos con palito o cápsulas monodosis de un solo uso hechas de plástico. También la recogida selectiva de residuos del hogar como compresas, tampones y pañales.

Este plan de la Generalitat trata de dar respuesta a las recomendaciones y a la normativa de la Unión Europea, un argumento en el que también se basa Podemos en la ley presentada, pero en la que va más allá. Los morados incluyen el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (conocido como SDDR), una de sus batallas más destacadas de esta legislatura pero a la que el Consell se resiste. De hecho, en su momento generó importantes enfrentamientos en el seno de la propia Conselleria de Medio Ambiente. La iniciativa choca frontalmente con las patronales de empresarios, las grandes marcas y los supermercados. Uno de los motivos por los que el PSPV nunca se ha mostrado del todo convencido y la decidió frenarla.

La norma, que incide en reducir la producción de desechos y apostar por la economía circular, plantea otras cuestiones como que en los establecimientos hosteleros sea obligatorio ofrecer a los clientes la posibilidad de consumir agua no envasada de forma gratuita; que no se distribuyan bebidas en envases de un solo uso en edificios o en eventos públicos; o que se promueva la instalación de fuentes de agua potable. Propone, del mismo modo, la creación de nuevos organismos, como la Agencia Valenciana de Residuos el Fondo Ambiental de Gestión de Residuos.

La ley prohíbe igualmente la fabricación de cualquier tipo de producto con objetivos de obsolescencia programada.

Presiones y chantaje

Durante el debate en las Cortes Valencianas, la diputada de Podemos Beatriz Gascó ha preguntado «por qué no han querido hacer nada hasta ahora realmente atrevido» para dar solución a las imágenes de playas y animales «cubiertos de plástico». Así, ha criticado las políticas de residuos del PP «abandonando su gestión en manos de no se sabe quién, o sí», pero también del Consell actual, que ha escogido «atender a las presiones». «No traemos ningún evento podemita», ha advertido, para señalar que sus propuestas van alineadas con Europa.

La parlamentaria del PP Elisa Díaz le ha replicado que la norma es un «chantaje legislativo ‘made in’ Podemos» al Gobierno autonómico para aprobar los presupuestos de 2019. Ha subrayado que «el 95% de lo que proponen ya lo está haciendo o está hecho» y plantean medidas «sin importarles en absoluto cómo pueden afectar a las personas, a las empresas, a la sociedad», familias enteras, ha comentado, que «tiemblan con decisiones como esta».

Por su parte, tanto PSPV como Compromís han asegurado que trabajarán en la tramitación de la ley para alcanzar un consenso.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!