Las confesiones del gran amor de Rock Hudson

Esta es la primera vez que el gran amor de Rock Hudson habla de su relación. Lee Garlington ha abierto su corazón para revista «People», a los 81 años y mientras disfruta de un plácido retiro.

«No podíamos sacarnos fotos juntos, era muy peligroso», lamenta el octogenario, que posee decenas de imágenes de la estrella de Hollywood de mediados de los 60, cuando estuvieron juntos. Entonces, Hudson era una de las estrellas más taquilleras de la meca del cine y escondía su homosexualidad para no perder su status.

«Es una lástima que ser quien realmente era hubiera terminado su carrera», asegura Mark Griffin, autor de la última biografía del intérprete, que falleció en 1985 por complicaciones derivadas del sida, enfermedad que padecía y que ayudó a normalizar.

Garlington recuerda ahora los viajes que hicieron juntos, especialmente unas vacaciones a Puerto Vallarta, en los que Hudson huía de su séquito para disfrutar libre con su amante.

«Caminamos por la playa y nos hicimos fotos con su cámara. Vivimos como una pareja normal que se amaban, sin paparazzi ni nadie que pudiera estropearlo. Estábamos cómodos siendo nosotros mismos», rememora.

«Su agente le avisó que no podía tener ni una sola foto con ninguno de sus novios, porque si alguien la veía sospecharía que era gay», explica, si bien guarda una imagen de ambos en un bar de Nueva Orleans, la única que existe, tomada por alguien cercano.

Garlington se muestra muy apenado porque Hudson «no tuvo la oportunidad de vivir su vida como le hubiera gustado, se tenía que esconder todo el tiempo. Me hubiera gustado que hubiera nacido treinta y cuarenta años más tarde, viviría más relajados y una vida más feliz».

Fue después de la muerte del actor cuando Garlington descubrió en una biografía que Hudson se refería a él como «mi gran amor». «Me eché a llorar. Decía que su madre y yo éramos las únicas personas a las que siempre había amado. No sabía que significaba tanto para él».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!