Las autoridades alertan de los cotillones en locales con poca seguridad

Evitar cotillones organizados en sótanos o en locales que no tengan habilitadas unas claras medidas de seguridad y de evacuación. Son algunos de los consejos básicos que han lanzado las autoridades aragonesas ante la proximidad de las multitudinarias fiestas de fin de año, unas recomendaciones difundidas con carácter oficial.

Estas advertencias son extrapolables a cualquier ciudad española, aunque las competencias en materia de consumo dependen de cada Comunidad autónoma. Las autoridades aragonesas lo tienen claro: no es recomendable acudir a cotillones que se celebren en sótanos, porque -con carácter general- eso supone un inconveniente en caso de emergencia.

Según los responsables de Consumo del Gobierno aragonés, lo primero que hay que valorar a la hora de adquirir una entrada para un cotillón es cerciorarse de la seguridad que ofrece el recinto. Si no está claro, mejor no comprar la entrada y buscar otra alternativa.

Es preciso «asegurarse de que los locales cumplen con condiciones mínimas de seguridad», subrayan las autoridades. «Las más importantes son las relativas al aforo -que se respete el máximo permitido- y a las vías de evacuación, por ello conviene conocer cuáles son antes de comprar la entrada, y evitar sótanos que no ofrezcan estas garantías», afirma el director general de Protección de Consumidores y Usuarios del Gobierno aragonés, Ros Cihuelo.

Además, subraya la importancia de que, al comprar la entrada de un cotillón, se conozcan detalladamente las condiciones de contratación. Y conservar el folleto o guardar una copia de la información que facilite el establecimiento al vender las entradas o promocionar la fiesta, así como guardar una dirección postal, un teléfono o un correo electrónico al que poder reclamar si se diera el caso.

Según la Administración autonómica, las reclamaciones más habituales en relación con los cotillones de fin de año están relacioandas con la venta de más entradas de las permitidas por el tamaño del establecimiento, extravíos y deterioros de prendas de vestir, y deficiencias en la calidad de los servicios prestados.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!