La Xunta primará en la contratación pública a las empresas que favorezcan la conciliación

El Parlamento ha mostrado este miércoles que la igualdad, la conciliación y la natalidad son debates entrelazados. En vísperas de la celebración del 8 de marzo como día Internacional de la Mujer, los partidos, no sin una buena dosis de crispación, han puesto encima de la mesa la necesidad de agregar nuevos motores al impulso público de los derechos de las mujeres. Ahí la Xunta ultima algunas novedades. Su primera ley de impulso demográfico incorporará un certificado para las empresas que fomenten la igualdad real y la capacidad de los empleados de compatibilizar la esfera laboral con la familiar. Su esfuerzo será recompensado con una prima para acceder a los contratos del Gobierno gallego.

El anunció corrió a cargo de Alberto Núñez Feijóo, un día después de que Fabiola García, conselleira de Política Social, recalcara que el texto incorporará las aportaciones del Observatorio Galego de Dinamización Demográfica. El ente, en el que están representados todos los partidos, los sindicatos, las universidades o los agentes sociales, aprobó un informe -publicado por ABC- con líneas maestras para actuar frente a la sangría demográfica. En cuestión de semanas se espera que el texto de la ley inicie la fase de tramitación.

Uno de los objetivos es incentivar la implicación de todos los estamentos sociales en el combate contra la baja natalidad y garantizar que las familias dispongan de condiciones para tener hijos. «Si hacemos todo esto, seguro que las empresas se toman más en serio un problema estructural», ha subrayado Feijóo.

El mandatario popular ha recibido duras críticas de parte de En Marea y BNG sobre sus políticas de igualdad, en parte utilizando como arma arrojadiza las declaraciones de Pablo Casado, y de Vox. La nacionalista Ana Pontón le ha instado a distanciarse del «machismo verbal» de Pablo Casado y ha lamentado que la Xunta venga aplicando en los últimos «diez años» el programa que ahora proponen las derechas en la Junta de Andalucía. «Queremos que explique los pactos secretos que tienen con Vox sobre igualdad», ha agregado Luís Villares, igualmente inclinado a acusar a Feijóo de propagar un «machismo institucional» y de aplicar políticas de «humo». Tanto el Bloque como la confluencia sacaron a colación las sentencias del TSXG que condenaron a la Xunta por los servicios mínimos de la pasada huelga del 8M.

«De 120 departamentos, fueron condenados exclusivamente 5», ha matizado después el presidente, que ha pedido «calma» y extraer el partidismo de un debate en el que ha cuestionado la «supremacía moral» de la izquierda: «Decir que las mujeres del PP, o que las mujeres que defienden no quieren son humo es el ejemplo de sectarismo político máximo». El titular de la Xunta también ha reivindicado el cumplimiento escrupuloso del pacto de igualdad suscrito en el Parlamento pero ha lamentado que en Santiago, donde gobierna el rupturismo, el texto fuera rechazado con los votos del Compostela Aberta, PSdeG y BNG.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!