La urgencia que tienen los Pumas de cara al Mundial

Pablo Matera y Nicolás Sánchez volverán a ser titulares ante los Wallabies Crédito: Villarpress

Siempre, y aún más en los últimos años, un test-match en la Argentina con los All Blacks genera un plus que contiene altas dosis de adrenalina y otras tantas de expectativas, estas últimas varias veces deformadas de acuerdo a la realidad. Los Pumas estuvieron muy cerca del triunfo, más que nunca en lo que va del Rugby Championship, pero transcurrido todo lo que generó la gran jornada del sábado -cancha llena, Pumas de todos los tiempos en el estadio, gran nivel de juego y una euforia que recordó grandes momentos de la historia- ahora se viene, ya con el pronto y largo viaje a Australia y con los Wallabies en el espejo retrovisor para el encuentro de pasado mañana, una especie de cuenta regresiva Premium con vistas a lo que será el debut (y casi una final) el 21 de septiembre en el Tokyo Stadium ante Francia, por el complicado Grupo C del Mundial.

El partido con los subcampeones del mundo le dará a Mario Ledesma una pauta más certera de dónde está parado el equipo con sus incorporaciones de los que están en Europa. Ya jugaron Juan Figallo y Nicolás Sánchez, y en éste test se les unirán los otros dos first class que hace un par de años que no forman parte del día a día del grueso del plantel que viene de Jaguares pero que están para ir a Japón: Facundo Isa y Santiago Cordero. También habrá minutos en Brisbane para Ramiro Herrera y, si se recupera, para Benjamín Urdapilleta en alguno de los dos encuentros con los Springboks. Pero no es sólo una cuestión de nombres la que deberá resolver el exhooker de la selección junto a su staff. También el cambio de chip. Ya quedó bien claro que por mejor campaña que hagan los Jaguares, muy distinto es ponerse la camiseta de los Pumas y mucho más un test-match que un cotejo de Súper Rugby.

Facundo Isa, el “europeo” que vuelve a los Pumas y que jugará como 8 ante Australia

Una buena base de recambio

La gran noticia este año es que Jaguares dejó una gran base no sólo de juego, sino de recambio. Pero ahora es otro tiempo. Y otra urgencia. Está la Copa del Mundo a la vuelta de la esquina y lo cierto es que el seleccionado necesita como el aire para respirar una victoria que sirva de envión para lo que viene. En el trajín del partido del sábado y en la categoría de número 1 del rival, pasó de largo que los Pumas acumularon la séptima derrota consecutiva. El último triunfo fue, precisamente, ante los Wallabies de visitante por el Rugby Championship 2018. Buena oportunidad para cortar la racha ante la potencia del Sur que ha sido la más accesible en la historia.

Los números de los Pumas son más preocupantes si se cuenta todo desde el año pasado: 11 derrotas y 2 triunfos, con un 0-3 en junio y 0-4 en noviembre en las series contra los europeos, a los cuales no se les gana desde noviembre de 2017 (Italia, en Florencia). Pero el último ante una potencia fue con Francia, en junio de 2016, en Tucumán. Y los dos rivales más fuertes del Grupo en Japón serán del Norte: Francia e Inglaterra.

Aquella victoria en 2018

Por eso, los Pumas necesitan conectarse con el triunfo. Es verdad que hay cuestiones técnicas por mejorar -ante los All Blacks hubo desajustes en la marca y algunas pérdidas de pelota importantes; todo solucionable- y que en esta etapa de definiciones de nombres especialmente y de ir pensando el XV que saldrá ante Francia hay que ir trabajando fino en la puesta a punto, pero no será conveniente llegar a Japón con la mochila de no capturar una victoria. Quedan tres grandes y muy complicadas pruebas para dar ese salto que fortalezca todavía más a este grupo que ya sabe lo que es hacer historia y que, sin dudas, ha elevado notablemente su juego en el último año.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!