La Universidad Isabel I recurre la anulación de uno de sus másteres y ve una «persecución»

La Universidad lsabel I ha recurrido judicialmente la decisión del Consejo de Universidades de anular la verificación que le permite impartir el Máster de Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas. El rector, Alberto Gómez Barahona, relaciona esta decisión y la publicación de información al respecto con una «persecución» a la que considera que la universidad está siendo sometida por parte de la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León (Acsucyl), que depende de la Consejería de Educación de Castilla y León, pero que es autónoma.

Asegura que no es la primera vez que esta agencia pone obstáculos a la Isabel I, porque ya ha recurrido en cuatro ocasiones y obtenido el parabién de los tribunales en estos casos, aunque todavía hay varios recursos más sin resolver.

«Venganza»

De hecho, fuentes de la universidad privada no descartan que una vez finalicen los procesos principales se actúe, también judicialmente, de manera más contundente. Atribuyen la publicación de este asunto a una especie de «venganza» tras la reciente decisión de la Isabel I de pedir la recusación de la agencia de calificación autonómica ante la Junta de Castilla y León.

En todo caso, Gómez Barahona aclara que el Consejo de Universidades no ha renovado la verificación del máster pero no lo ha cerrado. De hecho, este año se sigue impartiendo esta formación para alumnos que tienen asignaturas pendientes.

En el Registro de Universidades, Centros y Títulos se afirma que la Universidad Isabel I, con su sede central en Burgos desde hace seis años, puede matricular a 110 personas, aunque según la agencia de calidad autonómica la universidad llegó a inscribir a 1.227 el pasado año. Sin embargo, desde la universidad privada se asegura que lo que ocurre es que hay un problema de «interpretación» del cupo, porque su intención siempre fue apuntar a 100 personas en cada una de sus 11 especialidades repartidas por materias, por lo que se trataría de más de mil alumnos.

Elevadas pérdidas

Además, esa interpretación recibió en su día el visto bueno de los tribunales, en uno de los recursos planeados por la universidad. Sin el máster, la Isabel I ha perdido este curso parte de su alumnado y unos ingresos brutos que estiman en tres millones de euros. La agencia de calidad castellano y leonesa estima que la universidad no contaba con suficientes medios técnicos, materiales ni humanos para atender a un millar de matriculados.

A su juicio, se trata de profesores poco experimentados o que, en ocasiones, impartían asignaturas para las que no estaban capacitados. Sin embargo, el rector afirma que han invitado a la agencia a visitar la sede central del campus, algo que no han hecho nunca. Pide también que si consideran que hay algún profesor cuya preparación consideren insuficiente concreten de qué caso se trata.

Por su parte, el Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla y León registró ayer la petición de comparecencia del consejero de Educación, Fernando Rey. El portavoz de Educación del Grupo Socialista, el salmantino Fernando Pablos, expresó su deseo de que el consejero atienda la petición de comparecencia, y no actúe como a su juicio hizo últimamente respecto a las oposiciones o el Programa Releo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!