La Universidad de Alicante suspende dos años de empleo y sueldo a un profesor que puso 223 ceros

ALICANTE Guardar

La Universidad de Alicante (UA) ha impuesto dos años sin empleo y sueldo a un profesor de Publicidad por -entre otras razones- haber puesto 223 ceros como calificación (al 99% de sus alumnos), tal como habían denunciado los estudiantes, que también se quejaron porque convocó un examen la misma mañana en la que tenía que realizarse.

De la sanción ha informado el propio profesor en una carta remitida al diario ‘Información’, en la que, además, anuncia que ha presentado una demanda judicial para “limpiar” su “buen nombre como profesional de la enseñanza y de la Publicidad”.

Ya en enero, la UA dio a conocer que había iniciado un expediente disciplinario contra él, que ya contaba con reclamaciones de carácter informativo. En ese momento se le abrió expediente disciplinario “por un posible reiterado incumplimiento de las labores docentes”, según informó en su día

Todo se precipitó el 18 de enero después de que se convocara un examen para ese mismo día en presencia, entre otros, del decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Raúl Ruiz Callado. El profesor sancionado fue relevado de sus funciones de coordinación de la asignatura ese mismo enero y, según se ha sabido ahora, se le sancionó con dos años sin empleo y sueldo en agosto.

El vicerrector de Ordenación Académica de la Universidad de Alicante, José Penadés, ha subrayado este miércoles, en declaraciones a Europa Press, que los procesos sancionadores se encuentran en el ámbito del derecho a la protección de datos, aunque ha confirmado la suspensión después de que el propio docente lo haya hecho público.

«Exagerado» y «masificación»

En la misiva remitida al diario alicantino, el profesor, que impartía la asignatura ‘Producción y realización en medios impresos’, considera que se ha “exagerado por parte de un grupo de alumnos problemas habituales que se dan en las clases”, y que ha relacionado con la “masificación” de las aulas y “con errores de comunicación“. En esta línea, rechaza que existan motivos de “mala praxis” por su parte.

Así, expone que lo que ocurrió fue que sufrió una gastroenteritis que le impidió “poner a tiempo las notas parciales, y por eso salieron todas las notas a cero”. Precisa que cuando pudo entregar las calificaciones “aún enfermo” ya estaba en marcha el expediente disciplinario. “No han reconocido ni esta presentación ni otros hechos probados que refutan sus acusaciones”, asevera.

El vicerrector Penadés ha subrayado que se trata de una situación “extraordinaria” y ha comentado que en el régimen disciplinario de los funcionarios existe un procedimiento que nombra un instructor, un secretario y que actúa dando a los hechos “todas las garantías para los imputados, a quienes se da audiencia y pueden estar en la toma de testimonios a los alumnos; tiene todas las garantías para defenderse”.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!