la triste historia de un escenario que segó una vida humana

David Mar√≠n Puras ten√≠a 22 a√Īos cuando, un d√≠a de junio de 2006, se march√≥ al Vicente Calder√≥n para desmontar el gigantesco escenario del concierto de Los 40 Principales que hab√≠a tenido lugar la noche anterior. ¬ęUn rato despu√©s de irse me llamaron para decirme que hab√≠a tenido un accidente. Yo me fui al hospital pensando que hab√≠a sido de coche, camino del estadio¬Ľ, recuerda trece a√Īos despu√©s su padre, Jos√© √Āngel Mar√≠n. Poco despu√©s de comenzar a trabajar, a un compa√Īero que estaba en un andamio se le escap√≥ una barra de hierro de dos metros de largo y diez kilos de peso, e impact√≥ contra la cabeza de David. Tras cinco d√≠as en coma, muri√≥ el d√≠a del cumplea√Īos de su madre.

La b√ļsqueda de justicia fue una aut√©ntica odisea, que se complic√≥ desde el minuto uno. El perito no apareci√≥ por el Vicente Calder√≥n hasta 24 horas despu√©s, cuando apenas quedaba rastro del escenario, y las inspecciones posteriores no parec√≠an demasiado exhaustivas. Para colmo, los padres llegaron a escuchar testimonios de compa√Īeros de David que aseguraban que tras el accidente, alguien reparti√≥ cascos a toda prisa entre los trabajadores. Jos√© y su mujer, Rosa, tuvieron que esperar siete a√Īos y medio para llevar a juicio a los imputados por la muerte de su hijo (uno de ellos incluso hab√≠a estado en paradero desconocido).

Hubo sentencia en 2014, y aunque consider√≥ probado el delito de homicidio por imprudencia, tambi√©n observ√≥ que hubo ¬ęculpa concurrente¬Ľ del fallecido. El juez concluy√≥ que la muerte pudo impedirse y que los trabajadores fueron sometidos a ¬ęgraves riesgos¬Ľ, pero absolvi√≥ del homicidio involuntario a los contratantes de David, alegando que estos ten√≠an la ¬ęconfianza¬Ľ de que ser√≠an los responsables de Planet Events y Cabo los que se ocupar√≠an de las medidas de seguridad. Por ello, su pena fue de 2 meses de prisi√≥n y 30 euros diarios de multa por un delito contra los derechos de los trabajadores. Los padres de David recurrieron, y consiguieron que se retirara la dolorosa menci√≥n de la culpa concurrente. Pero nadie pag√≥ con pena de c√°rcel por la muerte de su hijo.

El a√Īo siguiente a la muerte de David, la tragedia se repiti√≥ en el mismo lugar, el Calder√≥n: dos trabajadores m√°s murieron desmontando el concierto de los Rolling Stones.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!