la trágica historia de un vecino de Huesca

Apenas 72 horas pudo disfrutar del Gordo de la Lotería de Navidad, porque murió tres días después de resultar agraciado. Es la trágica historia protagonizada por un conocido comerciante de Huesca, José Luis Rodríguez López. Falleció el día de Navidad, después de haber sido uno de los oscenses agraciados con el Gordo.

El premio fue repartido por la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio San Viator de Huesca, en el que él mismo había estudiado. Todos los años compraba de ese número, y este no fue una excepción. José Luis Rodrigo se enteró cuando iba por la calle el día del sorteo, el sábado 22. Estaba haciendo unas compras y, al pasar por la administración de lotería que había vendido el Gordo, se enteró de que la suerte también le había tocado a él.

Según ha publicado la prensa local citando a amigos del fallecido, este conocido comerciante había comprado dos décimos del Gordo, así que se cree que le tocaron 800.000 euros. Los mismos medios cuentan que fue a depositar los boletos el lunes 24. Horas después, murió de forma repentina.

En Nochebuena se sintió enfermo, su situación se agravó con rapidez, le ingresaron en la UCI del Hospital San Jorge de Huesca y falleció a la mañana siguiente, el día de Navidad, apenas 24 horas después de que hubiera acudido a cobrar el Gordo.

José Luis Rodrigo, que ha fallecido con 84 años, era muy conocido en Huesca por su carácter emprendedor y su implicación en proyectos en esta ciudad. Junto a su hermano, regentó durante décadas Almacenes Rodrigo López, una empresa familiar que les venía de su padre. José Luis también fue directivo de la Asociación de Empresarios de Comercio de Huesca y del club de fútbol de la ciudad, la Sociedad Deportiva Huesca, que actualmente compite en la Primera División.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!