La tajante determinación de Coki Prieto, exmujer del novio de Alba Díaz

Cuando se dio el «sí, quiero» con Javier Calle Mora el 12 de octubre de 2017, Coki Prieto no podía imaginar lo que el destino le tenía preparado: un polémico divorcio tan solo un año después. Tampoco que una de sus invitadas al gran enlace se convirtiese en la mismísima novia de su exmarido.

Una polémica que no parece que vaya a silenciarse por el momento. Y mientras Alba Díaz vive sus días más felices por la ilusión de un nuevo amor -como es normal-, Coki Prieto intenta olvidarse cuanto antes de su exmarido. No es una mujer a la que le guste ser perseguida por la prensa del corazón. Quiere, pese a todo, vivir ajena a todo lo sucedido y cerrar este capítulo tan doloroso de su vida, como así aseguró cuando rompió su silencio hace unos días. Pedía por favor respeto y quedarse al margen de la polémica que rodea la relación de Calle con Díaz.

Quizá por ello haya decidido tomar la tajante determinación de desaparecer de las redes sociales. Pese a lo activa que era en su cuenta de Instagram -en gran parte también para promocionar su trabajo de interiorista-, a la que subía un sinfín de imágenes de su día a día con sus seguidores, no quiere que se usen sus fotografías personales ni crear más polémica de la que ya existe.

Su única intención es que se olvide lo antes posible que una vez ella estuvo casada con ela ctual novio de Alba Díaz, a quien la propia joven ya ha presentado a sus padres: Vicky Martín Berrocal y Manuel Díaz «El Cordobés». Llega a tanto su intención de desmarcarse de todo esto que, incluso renegó de las palabras que su propia prima pronunció sobre el divorcio y la relación de Díaz y Calle.

«Javier es, en el fondo, una excelentísima persona y a su familia le guardo mucho cariño. Jamás hablaré mal sobre el que ha sido mi marido, así que pido a los medios de comunicación que cesen en su intento de que lo haga. Sobre la nueva pareja de Javier no pienso pronunciarme, porque no sería correcto», dijo muy tajante. En dicho comunicado también aseguró, para no avivar aún más la polémica, que están separados desde el apsado 22 de noviembre por lo que Javier Calle es un hombre libre que puede hacer lo que quiera.

Para dejar completamente zanjado el asunto dijo: «Yo no soy un personaje público y tampoco quiero serlo. Este interés mediático en mi persona está afectando a mi vida personal y profesional, por eso pido por favor a los medios de comunicación que no sigan intentando ponerse en contacto conmigo o con otros miembros de mi familia o amigos, ya que no voy a hablar sobre este asunto»

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!