La SGAE dispara los ingresos de «la rueda» en franja noctura hasta casi 20 millones en diciembre

El reparto, la última frontera, podría decir, emulando a la serie televisiva «Star Trek», la nueva Junta Directiva de la SGAE, presidida desde hace poco más de un mes por el gaitero Hevia. La entidad avanza hacia esa última frontera, este mes de diciembre, sin resolver ninguno de sus conflictos internos, con una paz volátil entre los diferentes colegios que la forman, y la acusación de haber desatado el poder de «la rueda» de las TV. Músicos con trato especial en las cadenas que reciben mayor recaudación, lo que les da más votos en la SGAE. Hay quien dice que ya han tomado el poder. Y ahora defienden la legalidad del sistema, como harán hoy mismo en una rueda de prensa en la sede de la entidad.

Así funciona

Este sistema, cuyos abusos investiga la Audiencia Nacional por haber formado una trama fraudulenta, adjudicaba los máximos ingresos a músicas inaudibles, versiones de otras canciones con mínimos cambios, gracias a que las televisiones programan durante la franja noctura -de 2 a 7 de la madrugada- a grupos y solistas que ellas mismas editan o con las que llegan a acuerdos para la cesión de algunos derechos. Según ha publicado El Confidencial, desde que la nueva Junta tomó el poder, la programación de determinados músicos se repite hasta la saciedad, sobre todo en los canales de AtresMedia, pero también en los de Mediaset y algunas cadenas autonómicas.

En mitad de la crisis y el escándalo, además de las advertencias del Ministerio de Cultura, la «rueda» logró un «armisticio» con el Colegio Audiovisual para poner en marcha la nueva Junta. Y parece que aún se guardan las formas. Pero, como dice un miembro de la Junta: «Las formas se mantienen, pero los hechos son los hechos, y demuestran que la rueda va a por todas, en el reparto se llevan hasta el último céntimo».

Los números cantan

Las cifras cantan: en el reparto de diciembre la música, globalmente entendida, recauda 57.921.256,44 euros (en junio fueron 35.300.527,91). De ellos hay que diferenciar música no audiovisual de la audiovisual (asociada a cine, teatro y espectáculos de ese cariz) La no audiovisual es la asociada al pop-rock, a la música de concierto y bandas, que es la parte del solomillo del reparto.

Las bandas (no audiovisual) recaudaron 46.281.689,85 euros en diciembre, contra los 27.171.344,93 de junio. Y aquí el problema se multiplica, puesto que la franja noctura (los conciertos programados por las televisiones por la noche, que no tienen audiencia a penas) se llevan un porcentaje que otros creadores denominan «Salvaje». En diciembre ha sido 18.163.944,79, un 39,25% del total de la música para la franja nocturna, de solo 4 horas y que no tiene audiencia. En junio esa cifra fue de 12.561.538,83 euros. Subidón.

Solo la frajna noctura reparte más que todo el audiovisual, que en junio recaudó 8.129.182,98 y en diciembre ha alcanzado solo 11.639.566,59 euros.

Multiplica sin fin

Hay que recordar que la reforma del texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, en trámite parlamentario en estos momentos, preveía un tope del 20% para la franja noctura. A pesar de estar bajo la lupa y con amenaza de intervención, en diciembre la franja noctura se ha ido al 40% prácticamente. Para recaudar tanto, el sistema multiplica la duración de la emsión por conceptos como «sinfónico» (multiplica por hasta 60) o «canciones» (hast por 45).

Pero no es el único modo de recaudación. La «rueda» también ingresa con los fondos musicales (se multiplica por 1,7) y las caretas (por 4). En junio, ese concepto supuso 6.567.426,11 euros para fondos, según las fuentes consultadas. Y las caretas 126.462,09 euros. No hay disponibles cifras para diciembre, pero al haber subido todo más o menos un 50% se puede colegir que también estos conceptos se habrán incrementado.

Hoy la SGAE presenta en rueda de prensa -rueda sobre «rueda», dicen algunos músicos- sus planes para la votación de reparto y estatutos que se celebrará el 27 de diciembre. De momento sabemos que la asamblea de socios de Cataluña ha votado no a todo. Si el reparto no se aprueba, la nueva Junta tendrá un problema. Si los Estatutos no se aprueban, es más probable aún que el Ministerio de Cultura tenga que tomar medidas más drásticas de control.

La tristeza se extiende entre quienes están fuera del sistema, que dicen ya sin disimulo que la «la rueda ha tomado el poder, las cadenas mandan en la SGAE y el problema no está en que Antena 3 o La Sexta programen lo que quieran sino en que música que no recauda y no tiene audiencia se lleve el dinero de la que sí tiene y mueve el mercado». Todo queda en acuerdos entre la dueña del catálogo y las cadenas, que lo editan y programan al mismo tiempo.

Pero con estas cuentas, volviendo al símil de Star Trek, tras alcanzar el reparto, la última frontera, los nautas de la «rueda de la TV» se desearán: «Live long and prosper».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!