La sentencia de cárcel más corta del Reino Unido: 50 minutos

Shane Jenkins, de 23 años, ha recibido la sentencia de cárcel más corta de la historia de Reino Unido: 50 minutos, según informa el «Daily Mail».

El joven rompió la ventana de su expareja con una escoba estando bajo los efectos del alcohol y huyó de la policía cuando se disponían a detenerlo. Tras ser capturado, fue declarado culpable de daños a la propiedad, agredir a dos agentes y escapar de las fuerzas del orden. El juez del caso, Julian Lambert, envió a Jenkins a prisión por un tiempo inferior a una hora.

En ese tiempo, el preso aprovechó para escribir dos cartas de disculpa: una a su exnovia y otra a los policías a los que agredió. «Siento haber roto tu ventana. Fue una decisión estúpida la que tomé, no estaba pensando con claridad. Espero que puedas perdonarme», expresó en la nota dirigida a su expareja.

Para los agentes también tuvo palabras de arrepentimiento: «Realmente lo siento. No tenía intención de causar daño, fue una decisión espontánea del momento». Su abogada insistió en que tomó esas decisiones erróneas bajo los efectos del alcohol y las drogas y que «está avergonzado de su comportamiento».

Tras leer sendas cartas en voz alta en la corte, el joven fue puesto en libertad, aunque fue sentenciado a cuatro meses de cárcel –pena que fue suspendida durante dos años–. A esto hay que sumarle 80 horas de trabajo no remunerado y comenzar un proceso de desintoxicación de sus adicciones.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!