La revelación del Mundial desafía la leyenda del Madrid

Decía ayer Marcelo Gallardo, entrenador de River, que no veían el momento de regresar a casa, a sus Buenos Aires querido, tras casi tres semanas fuera de Argentina, primero con la disputa de la final de la Libertadores en el Santiago Bernabéu, y después con el Mundial de Clubes, aquí en Emiratos Árabes Unidos. No ha sido tanto tiempo el que ha estado el Real Madrid fuera de España, pero también están deseando volver, aunque a diferencia de River, lo quieren hacer con un nuevo título en la buchaca: «Tenemos una nueva oportunidad para reivindicarnos como campeones del mundo por tercera vez consecutiva, algo que nadie ha hecho. Y estaría muy bien a nivel anímico regresar con el título», explicaba ayer Ramos.

El Madrid, tras una buena semifinal ante el Kashima, ha recuperado sensaciones perdidas tras la hecatombe frente al CSKA y el sufrido triunfo contra el Rayo, dos partidos que dejaron muchos interrogantes, todos ellos disipados con la solvente victoria frente a los japoneses. Hoy, el Al Ain, será otro rival exótico para cerrar el torneo y un 2018 con curvas y rectas casi por igual. La Decimotercera hizo olvidar el k.o. copero contra el Leganés y la mala Liga, finalizada a 17 puntos del Barcelona y en tercera posición, números impropios de la historia del Madrid, y el mal arranque de esta temporada quedará un tiempo en el olvido si esta tarde Ramos levanta al cielo de Abu Dabi otro Mundial

El equipo árabe, que llenará las gradas de aficionados (Al Ain es la cuarta población de los Emiratos con 615.000 habitantes) es el equipo local y la revelación del torneo, y eso le da un plus que puede recortar la enorme diferencia de calidad: «Esta final es como comparar un Smart con un Mercedes, pero hay veces que el Mercedes puede estropearse. Esperamos que sea esta vez», aseguró Zoran Mamic, el técnico croata del Al Ain que apela al orgullo del anfitrión para minimizar el exceso de minutos: «Hay que dar todo lo que tenemos, aunque el equipo esté muy cansado. Incluso yo, que no he jugado, estoy hasta un poco malo desde anoche, pero estamos listos para intentar representar al país de la mejor manera y ponérselo difícil al Real Madrid».

El Al Ain tendrá a su equipo de gala, con Caio y Berg como estrellas, y de Solari no se espera ninguna novedad respecto a los que ganaron al Kashima. Llorente se mantendrá como pivote, a pesar de que Casemiro ya está recuperado, e Isco tendrá que esperar su oportunidad desde el banquillo. El buen momento de Lucas, Benzema y Bale les hace ahora mismo insustituibles.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!