La renuncia de Marchena a la presidencia del Supremo desnuda los excesos del bipartidismo

El 煤nico acuerdo alcanzado entre Gobierno y PP en los cinco meses que Pedro S谩nchez lleva en La Moncloa, la renovaci贸n del Poder Judicial, salt贸 ayer por los aires. La renuncia del magistrado Manuel Marchena a la presidencia del Tribunal Supremo, en un gesto con el que pretend铆a reivindicar su independencia y su rechazo a ser objeto de instrumentalizaci贸n pol铆tica, descoloc贸 a partidos y asociaciones judiciales y abri贸 en canal el debate sobre el sistema de elecci贸n del Consejo General del Poder Judicial.

Con los juristas ya elegidos entre los dos grandes partidos que han participado en las negociaciones (PSOE y PP) y la selecci贸n de jueces casi ultimada, el horizonte de la renovaci贸n del CGPJ es negro. El PSOE forzar谩 la celebraci贸n de los plenos en el Congreso y el Senado, aunque sin el PP, que dio por roto el pacto, la votaci贸n no saldr谩 adelante. Habr谩 bloqueo.

Gobierno y populares desataron ayer una guerra de acusaciones sobre el control pol铆tico de la Justicia. Ciudadanos celebr贸 la voladura del pacto convencido de que, al fin, se ha descubierto el 芦pasteleo禄de los partidos y llam贸 a cambiar el modelo para que sean los jueces los que elijan su propio gobierno. Tambi茅n Pablo Casado, tras finiquitar el acuerdo con S谩nchez, apost贸 por volver al sistema mixto que recoge la Constituci贸n 鈥12 vocales los elegir谩n las asociaciones y 8, el Parlamento鈥. PPy Cs introdujeron anoche enmiendas en ese sentido en la reforma de la ley del Poder Judicial que se tramita ahora en el Senado.

En cambio, el presidente del Gobierno defendi贸 la vigencia del sistema actual 鈥搇as Cortes deciden los 20 vocales鈥 y su plena legitimidad. 芦Yo voy a defender que sea el poder legislativo y no los representantes de los jueces y fiscales los que decidan c贸mo gobernarse a s铆 mismos禄, dijo Pedro S谩nchez en la sesi贸n de control del Senado, donde culp贸 al PP del fracaso.

La renuncia del magistrado se produjo en plena oleada de cr铆ticas por parte de los jueces porque su elecci贸n como presidente trascendi贸 sin haber sido elegidos todav铆a todos los vocales nuevos del CGPJ. Y solo 24 horas despu茅s de que se publicara un whatsapp del portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosid贸, en el que se jact贸 de que controlar铆an 芦desde atr谩s禄 la Sala Segunda del Supremo, la que hoy preside este magistrado.

Trayectoria impecable

En un breve comunicado, Marchena se baj贸 del pacto a primera hora porque, dijo, no concibe la funci贸n jurisdiccional como 芦un instrumento al servicio de una u otra opci贸n pol铆tica para controlar el desenlace de un proceso penal禄. 芦Mi trayectoria como magistrado ha estado siempre presidida por la independencia como presupuesto de legitimidad de cualquier decisi贸n jurisdiccional禄, explic贸 en su nota.

Y continu贸: 芦El examen de las resoluciones que durante estos a帽os he dictado como magistrado del Tribunal Supremo 鈥揹e forma especial, como presidente de la Sala de Admisi贸n de las causas contra aforados鈥, es la mejor muestra de que jam谩s he actuado condicionando la aplicaci贸n del derecho a la opci贸n pol铆tica del querellado o denunciado禄.

Aunque los implicados en la negociaci贸n dedicaron todo tipo de elogios a Marchena, que implicar谩 que vuelve a presidir el tribunal que juzgar谩 el 1-O, lo cierto es que en el entorno de los partidos implicados en la negociaci贸n (PPy PSOE) el malestar era patente. Faltaban los 煤ltimos flecos del acuerdo (en concreto, los que el PSOE ten铆a que consensuar con sus socios de gobierno) cuando el candidato propuesto para presidir del Supremo dinamit贸 el pacto dejando en evidencia el descarado reparto de las sillas en el CGPJ y el af谩n por controlar el 贸rgano desde el que se llevan a cabo los nombramientos de altos cargos judiciales.

Relaciones rotas

La respuesta del PP 鈥揹onde el sector menos af铆n a la direcci贸n actual ha cuestionado el acuerdo al entender que favorec铆a al PSOE鈥 vino de la mano de su l铆der. Pablo Casado justific贸 ante su grupo parlamentario que no pod铆a mantener vigente el acuerdo 芦por dignidad禄 y respeto a los jueces. Aludi贸 a la necesidad de fortalecer las instituciones y reclam贸 la modificaci贸n del sistema de elecci贸n de los vocales del Poder Judicial, regresando al m茅todo original del a帽o 1980 en el que los partidos pol铆ticos solo interven铆an para elegir a los vocales del turno de juristas.

Casado desautoriz贸 a Cosid贸 al rechazar todo deseo de intervenci贸n en el Poder Judicial. 芦Cualquier otra explicaci贸n que se haya publicado o que se haya trasmitido por m贸vil o que se haya podido interpretar no es la verdad ni es la raz贸n que la direcci贸n nacional ha tenido禄, rese帽贸.

Sin el PP, la renovaci贸n del CGPJ no prosperar谩. A煤n as铆, el PSOE y sus socios han decidido forzar una votaci贸n fallida en el Congreso este jueves. El debate estaba ya incluido en el orden del d铆a y el PPno logr贸 retirarlo porque la decisi贸n requiere la unanimidad de la Junta de Portavoces, y tanto Podemos como ERC defendieron seguir adelante para escenificar que el acuerdo se ha bloqueado por culpa del PP.

En el aire queda tambi茅n la comparecencia de los candidatos a vocales Jos茅 Miguel Castillo Calv铆n y Blas Jes煤s Imbroda Ortiz, prevista para ma帽ana, as铆 como todo el proceso del Senado, que ten铆a previsto convocar el Pleno de elecci贸n el d铆a 3. La presidenta del Congreso, Ana Pastor, abog贸 ayer porque ambos reh煤sen comparecer para evitar que el tr谩mite se teatralice y da帽e a煤n m谩s la imagen de las instituciones.

Lee m谩s: abc.es


Comparte con sus amigos!