La recuperaci√≥n de la izquierda pasa por rehacer el ¬ęmuro rojo¬Ľ

No se sabe a qui√©n apoya Jeremy Corbyn para que le suceda como l√≠der del Partido Laborista. Pero s√≠ a qui√©n respalda John McDonnell, el que ha sido su mano derecha durante sus a√Īos al frente del partido: Rebecca Long-Bailey. Ella era ministra en la sombra de Comercio, Energ√≠a, y Estrategia Industrial. Es cat√≥lica y est√° en la l√≠nea m√°s izquierdista del partido, la de McDonnell y Corbyn. Igual que sus jefes, defiende pol√≠ticas que podr√≠an estar en la l√≠nea de Pablo Iglesias y Podemos. Sin duda es por eso por lo que han sido derrotados en las elecciones de esta semana, pero ellos no quieren reconocerlo. Para el equipo de la direcci√≥n actual no urge el an√°lisis del por qu√© de la derrota. Es mejor culpar a otros cuanto antes. Un candidato alternativo para la jefatura del Partido Laborista es uno de los representantes m√°s relevantes de la socialdemocracia del partido, el ala m√°s centrista, sir Keir Starmer, que era el ministro en la sombra para el Brexit. Un europe√≠sta convencido que fue un propulsor radical de defender un segundo referendo y que tuvo brillantes intervenciones en los debates sobre el Brexit en el Parlamento saliente. La b√ļsqueda de un segundo referendo puede ser una de las causas de la aplastante derrota del partido en estas elecciones despu√©s de haber defendido el propio Starmer en 2016 que hab√≠a que cumplir con el mandato popular salido del referendo de ese a√Īo. Y en su partido, hay muchos que le acusan de ser ajeno a la realidad del pa√≠s gracias a que √©l es un diputado londinense en un esca√Īo que siempre ha sido de victoria segura para los laboristas. Cabe suponer tambi√©n que Starmer puede ser un candidato dudoso para muchos laboristas repartidos por todo el pa√≠s. Los que intentar√°n reconstruir el muro rojo que supuestamente hab√≠a en el nordeste del pa√≠s y ha quedado desmantelado esta vez, probablemente piensen que la mejor opci√≥n no es elegir como l√≠der del partido a un firme defensor de la permanencia en la UE. Aunque estos dos nombres, Long-Bailey y Starmer, representan las dos tendencias m√°s marcadas dentro del Partido Laborista, es m√°s que probable que surjan terceras o cuartas opciones. Queda mucho por definir y Long-Bailey tiene el apoyo de la mano derecha de Corbyn, pero no del propio Corbyn. Y cuando se avanza hacia el abandono del poder, se suele busca dejar en el mismo a alguien que te responda a ti, no al que fue tu segundo. Porque entonces, el que tiene a su alcance el o√≠do del nuevo jefe es el que era tu segundo. T√ļ no eres nadie.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!