La reacción de Jorge Lanata cuando le leen su necrológica

Sirvén le lee a Jorge Lanata su necrológica

02:26

El periodista Jorge Lanata escucha atentamente al conductor de Hablemos de otra cosa, Pablo Sirvén, que lee una necrológica preparada para publicarse el día que el personaje en cuestión muera. Sirvén espera que Lanata adivine sobre quién habla el texto.

“Cae el telón sobre uno de los grandes editores periodísticos de la historia argentina, a partir de ahora … brillará en la selecta galería de otros personajes descollantes de la prensa como Natalio Botana, Jacobo Timerman y Héctor Ricardo García. Irreverente y caprichoso, histriónico, valiente, siempre lúdico y audaz… se hacía notar con su figura voluminosa, su lengua mordaz y su mirada triste”.

Lanata adivina que se trata de la suya.”¿Soy yo, entonces? Entonces soy yo. Le agradezco a quien la haya escrito”, dice. “Uno nunca tiene distancia de lo que hace. A pesar de que no lo veo nunca el único deporte que me gusta es el box, yo siempre digo que estoy peleando y que no me importa el alrededor, lo único que miro son los golpes que doy y los que me dan”, continúa.

El periodista admite que, tiempo atrás, sintió mucho miedo de que le amputaran una pierna. “Le tengo miedo a eso, afortunadamente no pasó. A la muerte le tengo miedo y le tengo curiosidad”, confesa.

Su ego y su estilo

Lanata, su ego y su estilo

01:47

“Para ser Lanata, ¿hay que tener un ego importante?”, indaga Sirvén. “Me imagino que sí, yo querría ver a todos los demás en mi lugar. A todos los que me dicen eso, haciendo un diario a los 26 años, que a los 27 fue página del medio del Times, querría ver cómo estarían ellos”, responde Lanata.

“Yo diría que no [soy demasiado ególatra]. La gente dice [que soy un rockstar] porque hago lo que tengo ganas”, agrega. Cuenta entonces que su eterna discusión con los medios en los que ingresa a trabajar es que no intenten cambiarlo.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!