La OTAN incluye a China y la 5G por primera vez en su visión estratégica

Enviado especial a Londres Guardar

Los 29 líderes de la OTAN han acordado en la Cumbre de Londresun documento común de 9 puntos por el cual se reafirma «nuestro solemne compromiso, como se consagra en el Artículo 5 del Tratado de Washington, de que un ataque contra un Aliado será considerado un ataque contra todos nosotros».

Además, el documento alude por primera vez a China, país cuya «creciente influencia y políticas internacionales presentan oportunidades y desafíos que debemos abordar juntos como una Alianza». También, expresa la tecnología de comunicaciones 5G como una de las cuestiones en la que los 29 países aliados deben tratar para asegurar las comunicaciones.

«La OTAN y sus aliados, dentro de sus respectivas autoridades, se comprometen a garantizar la seguridad de nuestras comunicaciones, incluida la 5G, reconociendo la necesidad de confiar en sistemas seguros y resistentes. Hemos declarado que el espacio es un dominio operativo para la OTAN, reconociendo su importancia para mantenernos seguros y abordar los desafíos de seguridad, al tiempo que respetamos el derecho internacional», se estipula en el documento.

El secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, aseguró también que «China debe involucrarse en los futuros tratados de control de armamento».

De este modo, EE.UU. pone negro sobre blanco en la «Declaración de Londres» la cuestión de la red 5G, con la que tiene disputas con China.

Los aliados también se comprometen a seguir invirtiendo, en la línea del 2% del PIB y 20% del presupuesto en equipamiento. «El presupuesto de los países al margen de EE.UU. ha crecido por quinto año consecutivo. Acerca de 130 mil millones de dólares más han sido invertidos en defensa», se recalca. Pero se advierte: «Nosotros debemos y haremos más».

El documento también deja abierta la puerta a considerar otro tipo de amenazas al margen de la clásica rusa para los países de Europa del Este: «Nosotros, como Alianza, nos enfrentamos a amenazas y desafíos distintos que emanan de todas las direcciones estratégicas. Las acciones agresivas de Rusia constituyen una amenaza para la seguridad euroatlántica; el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones sigue siendo una amenaza persistente para todos nosotros. Los actores estatales y no estatales desafían el orden internacional basado en reglas. La inestabilidad más allá de nuestras fronteras también está contribuyendo a la inmigración irregular. Nos enfrentamos a amenazas cibernéticas e híbridas».

Se deja claro que la OTAN es una Alianza defensiva y que adapta sus capacidades militares, estrategia y planes en línea con una visión de 360º (norte-sur, este-oeste): «Nos mantenemos firmes en nuestro compromiso con la lucha contra el terrorismo y estamos tomando medidas más enérgicas para derrotarlo».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!