La oposición ve el discurso de Feijóo «agotado» y lo sitúa como el último al mando de la Xunta

Unanimidad de diagnóstico en la oposición tras las dos horas de discurso del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en el debate sobre el estado de la autonomía. Los grupos parlamentarios han aportado una visión del discurso y del presidente que lo sitúan haciendo las maletas para abandonar San Caetano tras las elecciones del 2020. Además, se refirieron a la década de Feijóo al mando como unos años perdidos para Galicia.

El líder de la oposición, el socialista Gonzalo Caballero, censuró lo que calificó como «una ensalada» propositiva que «carece de soluciones para los problemas de la ciudadanía», un discurso, además, de «cierre del ciclo político» y en el que a su juicio se centró en la «confrontación» con el presidente en funciones, Pedro Sánchez, y con el Partido Socialista.

«Se presenta sin balance, sin soluciones y centrado en la confrontación», reflejó Caballero en una intervención ante los medios tras el discurso del líder del Ejecutivo. Además, el socialista reafirmó que él presentará «la alternativa» a la década popular al frente de la Xunta.

La falta de soluciones para la ciudadanía fue una idea que ha repetido insistentemente la oposición. Desde el Grupo Común da Esquerda, Antón Sánchez vio «una década perdida para el país», para la ciudadanía, pero «ganada para los poderosos». Además, Sánchez ha calificado al presidente como un líder que «escapa de la realidad de su gestión».

Contundente también la portavoz del BNG, Ana Pontón, que ha subrayado que la alocución de Feijóo ha mostrado a un presidente «acabado, con las manos vacías y sin nada que ofrecer», y que, a su modo de ver, «debe de vivir en los mundos de yupi de Monte Pío». Pontón quiso resumir en tres reflexiones lo escuchado en la mañana de este miércoles: en primer lugar, que es un Gobierno «que no tiene nada que ofrecer a los gallegos», con políticas que ha insistido no se ajustan a los tiempos actuales.

Además, la líder nacionalista ve a la Comunidad «en la irrelevancia», después de haber estado «en la subordinación», cuando se refiere a la relación con el Estado. En tercer lugar, un mensaje de alternativa, como hizo también Caballero, en el que quiso mostrar una tierra «que tiene futuro si somos capaces de cambiar las políticas».

Por su parte, el portavoz del Grupo Mixto, Luís Villares, calificó las palabras de Feijóo como una «cortina de humo» con la que evita hablar de los problemas de la Comunidad y con una «victimización», que al hilo de lo dicho por el PSOE, busca culpar de todos «los males de Galicia» a Madrid. Además, calificó con «un cero» su gestión en «el aumento de la autonomía» y también en lo relacionado con «el bienestar, los servicios públicos y la calidad de vida».

Un discurso «excelente»

Como era de esperar, el único grupo que apoyó las palabras de Feijóo fue su propia bancada. El portavoz popular, Pedro Puy, ahondó en la idea de que el discurso del presidente ha sido «excelente», basado en la idea, muy repetida desde el PP, de que Galicia sí goza de «estabilidad», lo «que permite hacer cosas» como las anunciadas durante el debate. Además, ante las críticas que sitúan al presidente alejado de la calle y de los gallegos, Puy destacó que «la proximidad a la realidad permite presentar actuaciones a corto y largo plazo», como los presupuestos para el próximo curso o el plan estratégico para la próxima década. El portavoz quiso remarcar, por otro lado, «la importante llamada a la unidad» que ha hecho Feijóo en el tema de la violencia machista.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!