La oposici贸n dimite

Se equivoca la oposici贸n en abandonar la comisi贸n de investigaci贸n sobre la situaci贸n de la sanidad p煤blica que ella misma abri贸. La n贸mina de comparecientes 鈥攃on la ampliaci贸n aceptada por el PP para incorporar a m谩s voces鈥 permit铆a sobradamente hacer la radiograf铆a cr铆tica que buscaba la izquierda. En lugar de aprovechar las armas de que dispone, da un portazo rid铆culo por no poder ampliar la lista de participantes. Y lo que se entrev茅 es que a la oposici贸n no le importaba la sanidad sino poder estirar el chicle de la comisi贸n hasta las elecciones municipales, e instrumentalizar lo que all铆 se dijera. Insisto, un error may煤sculo.

La oposici贸n atin贸 al elegir el tema para emplear su bala de plata, esa que no existe en ning煤n otro Parlamento de Espa帽a y que permite a las minor铆as abrir una comisi贸n de investigaci贸n del asunto que ellas consideren: la sanidad permit铆a un debate que llegara e interesara a la ciudadan铆a. Tras un primer 贸rdago de la oposici贸n, la mayor铆a del PP recul贸 de su postura inicial y acept贸 ampliar el n煤mero de comparecientes, superando todos los precedentes en este tipo de comisiones.

En vez de venderlo como un triunfo fruto de su presi贸n, la oposici贸n dimite de su papel porque el PP dej贸 fuera un pu帽ado casos que solo aportar铆an amarillismo sensacionalista y no un an谩lisis t茅cnico y realista de la sanidad p煤blica. No se trata de juzgar casos concretos 鈥攑ara las negligencias m茅dicas est谩n los tribunales鈥 sino de examinar al sistema en su conjunto, ese que hoy gasta m谩s que nunca antes en la autonom铆a (3.861 millones), a pesar de que durante el bipartito (3.788 en 2009) hab铆a casi 2.000 millones m谩s en el presupuesto.

No se enga帽en. Todo forma parte de la campa帽a de descr茅dito de N煤帽ez Feij贸o como pol铆tico, ahora que la oposici贸n teme que vuelva a presentarse. Han intentado que la comisi贸n descarrile 鈥攏o tiene mucho sentido que siga abierta鈥, y ahora lo acusar谩n de censor y antidem贸crata; pero si hubiera salido adelante, habr铆an ahondado en el mantra del 芦Feij贸o es un mal gestor禄, ese que repite por sistema Gonzalo Caballero, el l铆der que le tiene miedo al Parlamento.

Jos茅 Luis Jim茅nez

Lee m谩s: abc.es


Comparte con sus amigos!