La oposición desaprovecha con otro plantón responder a los elogios del gerente Sergas sobre la sanidad

Los grupos de la oposición han dejado sin ocupar los asientos de la comisión de investigación contra los «recortes» en el Sergas, un órgano que primero convocó y después plantó tras aprobar el PP el plan de trabajo en solitario. En esta ocasión, el compareciente ha sido Antonio Fernández-Campa, gerente de la sanidad pública gallega, que se ha apoyado en los datos para avalar la calidad asistencial del sistema y para desmontar el principal argumento de la izquierda: los ajustes en el gasto. En Marea, PSdeG y BNG no han estado allí para dar la réplica. Esperarán a que concluyan las comparecencias previstas este jueves para debatir con el PP sus condiciones para regresar a la comisión, como la incorporación de asociaciones críticas con la gestión de la Xunta.

Frente a esta tesitura, Fernández-Campa ha reivindicado en numeriosas ocasiones el «orgullo» de contar con un sistema homologable -cuando no superior- a otros países de la Unión Europea. En términos de presupuesto, el directivo ha precisado que el gasto presupuestado, en realidad, no se ha visto perjudicado por el contexto de recesión que estrechó las cuentas públicas desde 2008, último año de gobierno del Bipartito.

Así, mientras los recursos globales de la Xunta son aún 1.400 millones inferiores a los de aquel año, el presupuesto en sanidad se ha visto aumentado 222 millones, ha cifrado Fernández-Campa. Y lo mismo para el gasto real: 24 millones por encima, en comparación con hace una década. El porcentaje respecto al PIB también resulta positivo: Galicia destina un 6,6% a la sanidad; el conjunto de España, un 5,5. Los datos se compaginan con un descenso de 100 millones dirigido a los conciertos con centros privados y con una subida de 300 millones para el funcionamiento de centros propios.

En cuanto a los indicadores asistenciales, el gerente del Sergas ha resaltado -siempre con el 2008 como año base- que las intervenciones quirúrgicas medraron en 30.000 más por año, número que asciende a 50.000 en el caso de las consultas hospitalarias. Fernández-Campa ha añadido además que la espera media para una operación de prioridad 1 (la más urgente) se redujo de 40 a 18 días.

En el turno de réplicas, para el que solo estaba presente el PP, el diputado Aurelio Núñez Centeno ha lamentado la «ausencia» de los grupos de la oposición y su desaparecido «interés» en los trabajos del órgano, después aprobar su constitución. El popular tampoco ha desaprovechado la ocasión para mencionar el caso del paciente fallecido en el PAC de A Estrada y la investigación que envuelve a dos altos cargos del Sergas por negarse presuntamente a administrar de medicamentos contra la hetapatitis C. «Parece imposible evitar que situaciones desgraciadas sean empleadas para denostar nuestro sistema público de salud», ha sentenciado.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!