La narcoabogada más buscada, Tania Varela, de nuevo ante la justicia

Abogada, narco y una de las fugitivas más buscadas por la Interpol. La «narcoabogada» cambadesa Tania Varela se vuelve a enfrentar mañana a la justicia apenas un año después de su sonada detención en la localidad barcelonesa de Vilanova i la Geltrú, donde fue arrestada tras permanecer casi cinco años fugada para eludir una condena de prisión impuesta por la Audiencia Nacional. En concreto, Varela será juzgada en la Audiencia de Pontevedra por una causa pendiente por blanqueo. La Fiscalía la acusa de haber blanqueado dinero en efectivo procedente del narcotráfico en bienes muebles e inmuebles a través de una sociedad mercantil, poniendo a su nombre un coche de alta gama o unos terrenos ubicados en el ayuntamiento de O Grove.

Este entramado, según el ministerio público, lo gestionaba junto otros cinco acusados, entre ellos su exnovio, David Pérez Lago, hijastro de Laureano Oubiña, que ya fueron juzgados y condenados por estos hechos mientras la narcoabogada se encontraba fugada de la justicia. Ahora, se enfrenta a una posible condena de tres años y medio de cárcel y al pago de una multa de 220.000 euros que, de ser así, se sumarían a la pena que cumple actualmente. A María Tania Varela Otero, de 45 años, los investigadores la vincularon en su día, en mayor o menor medida, con los clanes que lideraban Laureano Oubiña y Sito Miñanco.

Fue pareja de David Pérez Lago, hijastro de Oubiña, y en el momento de su detención residía en Sitges (Barcelona) junto con su hija. Sobre ella pesaban tres órdenes de detención por delitos de blanqueo y narcotráfico desde que se encontraba en paradero desconocido. Figuraba entre los fugitivos más buscados de Europol, ya que se la consideraba responsable de tráfico de drogas a gran escala y de blanqueo del dinero ingresado por la actividad criminal. No siempre su actividad profesional y personal estuvo vinculada a actividades delictivas. Poco tiempo después de licenciarse en Derecho se convirtió en la primera directora del Centro de Información a la Mujer de Cambados (Pontevedra).

Todo cambió cuando comenzó a relacionarse con Pérez Lago que, igual que su padrastro con el hachís, había hecho negocio con la droga, en su caso cocaína. Decidió huir de la justicia en 2013, después de que el Tribunal Supremo ratificara la condena de prisión impuesta por la Audiencia Nacional por su relación con la banda que lideraba Pérez Lago, a la que siete años antes las autoridades habían decomisado un alijo de dos toneladas de cocaína en una playa de Corme, en el municipio coruñés de Ponteceso.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!