La mujer que vivió dos meses en un trastero con su hijo discapacitado consigue un alquiler social

Rosario Planas, la mujer de 66 años que vivió en un trastero con su hijo discapacitado en Valencia durante casi dos meses y que desde el 15 de enero se aloja en un hotel gracias a la solidaridad ciudadana ha firmado este lunes el contrato de alquiler de una vivienda social, a la que tiene pensado mudarse en cuanto le den el alta de luz y agua.

Así lo ha contado a EFE Rosario Planas, que ha explicado que ahora tendrá que pagar 61 euros al mes por el piso, más un gasto de escalera de 10 euros, frente a los 360 euros que pagaba de la anterior vivienda que tuvo que dejar al ser vendida por su propietaria, lo que le obligó a mudarse con su hijo al trastero.

Después de que el diario Levante-EMV haya adelantado este lunes que la mujer ya tenía las llaves del nuevo piso, Planas ha confirmado a EFE que su nueva vivienda está junto a la estación del Cabanyal de Valencia, que “es pequeña y recogida pero no está mal” y que está “contenta” por tener ya su casa.

“Es un contrato para cinco años pero si no rompo tabiques ni puertas ni nada me lo darán indefinidamente”, ha añadido la mujer, quien sigue sin trabajo desde que dejó su último empleo tras romperse el tobillo y le pusieran tornillos, lo que hace que el pie “se le agarrote” después de un par de horas sin sentarse y le impida trabajar.

Ha lamentado que hayan esperado “hasta el último día” de entrega de llaves para dáselas y ha relatado que el jueves estaba “tan cabreada” por el retraso de su situación que subió a su muro de una red social sus quejas y advirtió de que se “iba a ver de nuevo en la calle” y ya no sabía si tenía que hablar “con el alcalde o con el rey“.

“Se dieron por aludidos y me llamaron el viernes para que el lunes a las nueve fuera a firmar el contrato y llevara el dinero que tenía que dar de depósito porque era el último día que daban las llaves de los pisos”, ha añadido.

Rosario ha asegurado que su hijo, de 33 años y con una discapacidad mental, todavía no sabía la noticia y que se la iba a dar cuando volviera del Centro de Referencia Estatal de Atención Psicosocial a Personas con Trastorno Mental Grave (Creap) al que acude a diario.

Tiene pagado el alojamiento en el hotel hasta el 7 de marzo y, según ha indicado, hasta que no le den de alta la luz y el agua no se irá de allí.

“Iré llevando cosas, ropa, paquetes, lo que pueda llevar en la mano en el tranvía, y el fin de semana, en una furgoneta, llevaré muebles”, ha explicado.

Tras conocerse su caso, la mujer se trasladó al Hotel Casual Valencia, gracias a que la Coordinadora Solidaria de Estibadores del Puerto le pagó dos semanas de alojamiento, a la que luego se sumó la propia directora del hotel, que pagó otros siete días, y finalmente, un particular se ofreció a pagarle otros catorce.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!