La mujer que acusa al juez de Trump recuerda la agresi贸n sexual 芦al 100%禄

Fue una vista que marcar谩 una presidencia y al Tribunal Supremo para siempre. Primero, con voz entrecortada y conteniendo el llanto, Christine Blasey Ford detall贸 ante la comisi贸n del Senado que debe aprobar la candidatura de Brett Kavanaugh al Supremoc贸mo este intent贸 violarla en una fiesta hace cuatro d茅cadas. 芦Al 100%禄, respondi贸 la profesora universitaria cuando un senador le pregunt贸 si tiene la certeza de que el agresor fue el ahora candidato. El juez tom贸 la palabra posteriormente para negar las acusaciones y, enfurecido, denunci贸 que el proceso se ha convertido en 芦una desgracia nacional禄 y 芦un circo禄.

Ford fue interrogada durante m谩s de cuatro horas. Al principio de la vista, dijo: 芦No estoy aqu铆 hoy porque quiera. Estoy aterrada. Estoy aqu铆 porque creo que es mi deber contarles lo que me sucedi贸 cuando Brett Kavanaugh y yo 铆bamos a secundaria禄. Luego, detall贸: 芦Cre铆 que me iba a violar. Intent茅 gritar para pedir ayuda. Brett me puso la mano sobre la boca para impedir que gritara. Esto es lo que m谩s miedo me dio. Es lo que m谩s me ha afectado. Cre铆 que me iba a matar accidentalmente禄.

La mayor铆a republicana en la comisi贸n, compuesta 煤nicamente por hombres, deriv贸 sus preguntas a ambos comparecientes a una mujer, la fiscal experta en instrucci贸n de casos de agresi贸n sexual Rachel Mitchell. 芦Lo que m谩s me ha chocado de su testimonio es que haya dicho que est谩 aterrada. Quiero que sepa que lo siento禄, le dijo Mitchell a Ford. Posteriormente le pidi贸 detalles no s贸lo sobre la noche de la agresi贸n sexual en 1982 sino tambi茅n de c贸mo, cu谩ndo y por qu茅 decidi贸 hacer p煤blicas estas denuncias.

Ford respondi贸 que en julio, al enterarse de que Donald Trump hab铆a elegido a Kavanaugh como candidato para la m谩s alta instancia judicial norteamericana, decidi贸 denunciarlo ante el Senado: 芦La raz贸n es que sepan qu茅 me hizo el se帽or Kavanaugh, algo que me ha dolido toda mi vida. Espero que lo tengan en cuenta antes de tomar una decisi贸n禄. Hizo llegar una carta a la senadora dem贸crataDianne Feinstein, que mantuvo ocultas las alegaciones durante dos meses. 芦Soy una mujer independiente y no soy instrumento de nadie禄, dijo Ford en referencia a las acusaciones por parte de Trump de que sus denuncias obedecen a una campa帽a pol铆tica de los dem贸cratas para frustrar un asalto conservador al Supremo.

El testimonio de la profesora Ford mantuvo en vilo a toda una naci贸n, que a煤n recuerda la vista oral de 1991 en la que Anita Hill acus贸 al juez Clarence Thomas de acoso sexual en el trabajo. Entonces los senadores, todos hombres, sometieron a Hill a un dur铆simo interrogatorio y la hicieron pasar por un detector de mentiras. A pesar de que super贸 la prueba, el Senado confirm贸 entonces a Thomas, que hoy es uno de los jueces m谩s conservadores en un tribunal que ha tomado decisiones trascendentales para EE.UU. como el final de la segregaci贸n racial o la legalizaci贸n del aborto. Es, tambi茅n, el 煤nico juez de raza negra.

La compostura y el estoicismo de Ford no hicieron acobardarse a Kavanaugh, que lleg贸 a la sala donde se celebr贸 la vista de la mano de su mujer y acompa帽ado de sus padres, sin cruzarse con su acusadora. El juez apenas disimul贸 su ira. Alz贸 la voz. Apunt贸 a los senadores dem贸cratas con el dedo. Derram贸 l谩grimas. Se le desencaj贸 la mand铆bula. Tuvo que parar y beber agua cuando record贸 a sus hijas. Hasta nueve veces seguidas le pregunt贸 la fiscal Mitchell si particip贸 en el intento de violaci贸n de Ford, y en nueve ocasiones respondi贸 芦no禄 frunciendo el ce帽o y sin disimular su rabia. Su mujer le miraba atentamente, sentada atr谩s a su derecha.

芦No soy as铆. Nunca he sido as铆. Soy inocente de estos cargos禄, dijo Kavanaugh. Como Trump y otros l铆deres republicanos que le apoyan, el juez denunci贸 el pormenorizado escrutinio de toda su vida, que le llev贸 a tener que admitir ante los senadores 鈥攁lgo ins贸lito en el Capitolio鈥 que fue virgen hasta bien entrados sus a帽os universitarios. 芦En secundaria cometimos estupideces. Pero dudo que sea el 煤nico que se averg眉enza al recordar sus a帽os de instituto禄, dijo. Tras las denuncias de Ford otras tres mujeres han acusado a Kavanaugh de conducta inapropiada en su juventud.

La comisi贸n de Asuntos Judiciales, donde se celebr贸 la vista, debe votar sobre el nominado este viernes, y el Senado en pleno debe ratificar el voto el lunes. Los republicanos tienen mayor铆a suficiente en ambos casos. El objeto de este tipo de vistas es juzgar la idoneidad del candidato, no su historial delictivo. Aun as铆, la profesora Ford y los dem贸cratas han pedido al FBI que abra una investigaci贸n.

Todo en la Administraci贸n Trump parece poner a prueba la resistencia de las instituciones. Nunca antes una vista oral al Supremo hab铆a reflejado de forma tan clara la divisi贸n pol铆tica en EE.UU., con los dem贸cratas y el movimiento feminista #MeToo en un lado y los republicanos, que controlan los poderes ejecutivo y legislativo, en otro. Los candidatos al tribunal suelen ser abogados o jueces de dilatada trayectoria y credenciales impecables que pocas veces deben dar explicaciones sobre su vida personal. En el caso de Kavanaugh sus opiniones sobre asuntos como la inmigraci贸n o el aborto han quedado en un plano secundario, supeditados a su pasado y su comportamiento con las mujeres.

Seg煤n dijo Trump en una rueda de prensa el mi茅rcoles, 芦resulta que ahora se considera que alguien es culpable antes de que se demuestre su inocencia, es muy peligroso. A m铆 me ha pasado muchas veces, porque me acusaron falsamente禄.

Lee m谩s: abc.es


Comparte con sus amigos!