La maldición que rompe Albert Ramos

La perseverancia y el trabajo siempre terminan dando sus frutos. Que se lo digan a Albert Ramos. El tenista espa√Īol, que hab√≠a perdido sus √ļltimas cuatro finales, se proclam√≥ ayer campe√≥n del ATP 250 de Gstaad (Suiza) al superar al alem√°n Cedrik-Marcel Stebe por 6-3, 6-2 tras una hora y 22 minutos de partido. El de Matar√≥, que empez√≥ a jugar al tenis cuando apenas contaba cinco a√Īos gracias a la afici√≥n de su padre que lo practicaba en un club local de su ciudad, ofreci√≥ ayer a todos los asistentes del Roy Emerson Arena una lecci√≥n de constancia y tes√≥n en un encuentro que se retras√≥ m√°s de cuatro horas debido a la lluvia y en el que el espa√Īol tuvo que remangarse en el barro como pocos antes lo hab√≠an hecho.

Pero Ramos no solo consigui√≥ batir a Stebe. Tambi√©n se proclam√≥ campe√≥n en una batalla a√ļn m√°s dura: la de superarse a s√≠ mismo. El catal√°n logr√≥ ampliar un palmar√©s en el que ahora figuran dos ATP Tour, ambos en torneos de categor√≠a 250 sobre tierra batida. El segundo t√≠tulo profesional en su carrera al que tambi√©n se suma su victoria n√ļmero 200 en el circuito ATP.

Llegó la gloria

Albert Ramos cumpli√≥ por fin su deseo de romper con la maldici√≥n que le hab√≠a perseguido durante tres largos a√Īos. El espa√Īol solo hab√≠a logrado hacerse con una de las seis finales que hab√≠a disputado a lo largo de su carrera. Sabore√≥ la victoria el 17 de julio de 2016, en Bastad (Suecia), cuando derrot√≥ a Fernando Verdasco por 6-3, 6-4, una sensaci√≥n tan placentera como ef√≠mera que le arrebat√≥ el a√Īo pasado Roberto Carball√©s en Quito, y que el domingo, en Gstaad y a los 31 a√Īos, volvi√≥ a degustar.

Ramos se mostr√≥ muy s√≥lido con su servicio y el germano, que ya hab√≠a firmado en Gstaad el mejor papel de su carrera, apenas pudo inquietarlo. El espa√Īol solo cedi√≥ su saque en el juego inaugural, pero devolvi√≥ la rotura de inmediato y ya no solt√≥ el liderazgo. Logr√≥ sin contratiempos la primera manga por 6-3 y despu√©s se situ√≥ con 4-0. Una conquista que se traduce en 250 puntos, el impulso que necesitaba para recuperar el top 70 individual del r√°nking ATP. Su coronaci√≥n supuso un bal√≥n de ox√≠geno para el tenista de Barcelona que atravesaba una severa crisis de resultados.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!