La madre y la hija de Yuncos murieron con varios días diferencia y en la misma habitación

«Ha sido una fatalidad del destino», ha dicho a ABC la alcaldesa de Yuncos, María José Gallego, cuando volvía del entierro de las dos mujeres halladas muertas sin signos de violencia el pasado sábado en su casa de esta localidad toledana. Las autopsias realizadas a los cuerpos han determinado que la hija, Juani, de 53 años, murió a consecuencia de un infarto, y su madre, Juana, de 87 años, lo hizo a causa de una parada cardiorespiratoria.

La hija, soltera e hija única, cuidaba desde hacía años de su madre, persona dependiente que requería cuidado permanente, decisión que tomó tras fallecer su padre hace ocho años atropellado por un camión y realizaba las tareas domésticas y la compra de forma habitual.

La fatalidad, como dice la alcaldesa, quiso que al morir la hija de forma inesperada, -era una mujer sana sin problemas de salud-, la madre no pudiera hacer nada para avisar de lo ocurrido, y después de varios días, sola, y sin tomar alimento alguno, falleciera por esta cuausa y se le parara el corazón junto al cadáver de su hija, ya que ambas fueron halladas en la misma habitación.

El suceso ha causado honda consternación en el pueblo, donde viven algunos familiares de las fallecidas, «primos y tíos», ha detallado la alcaldesa, que atribuye al invierno, estación en que se sale poco de casa y las ventanas permenecen cerradas, que nadie se alertara de la ausencia de las dos mujeres, y que nadie oyera las supuestas llamadas de auxilio de la anciana tras la muerte de la hija.

«Claro que las conocía, de toda la vida, eran vecinas mías, aquí nos conocemos todos», ha dicho Gallego visiblemente afectada. Al parecer, el espacio de tiempo transcurrido entre una y otra muerte fue de varios días, quizá una semana, dato que la alcaldesa ha rehusado confirmar.

Los cadáveres de ambas mujeres fueron hallados en la noche de este sábado, después de que los vecinos avisaran a la Policía Local ya que hacía un tiempo que no las veían, según informó ABC. Al entrar en la casa, un edificio bajo de una planta, situada en el número 4 de la calle Juan Francisco Higueras, se encontraron a las dos mujeres muertas sin signos de violencia en la misma estancia.

La alcaldesa ha explicado que el servicio de ayuda a domicilio «funciona muy bien en Yuncos», pero en ningún momento la hija lo había solicitado para cuidar a su madre. «Era una mujer independiente que había elegido esa forma de vivir», ha añadido.

El entierro se ha celebrado a las 16 horas de este lunes en el cementerio de Yuncos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!