La Lotería deja más de 27 millones en premios y un pellizco del Gordo

La fortuna ha vuelto a dejar en Galicia un rastro de dinero y felicidad sobrevenida. El sorteo de la Lotería de Navidad repartió ayer más de 27 millones de euros en premios, otra vez con el Gordo como el gran protagonista. El número mágico de la jornada, el03.347, se hizo esperar hasta pasado el mediodía, pero al final hizo acto de presencia en más de una veintena de ayuntamientos:desde Santiago y Teo —de lejos los más afortunados— hasta una larga lista de localidades en donde se vendieron apenas uno o dos décimos. Al margen del «Gordo», el azar quiso que otro buen puñado de municipios festejara el reparto de terceros, cuartos y, sobre todo, quintos premios.

Al igual que sucediera el pasado año, con Vilalba como gran epicentro del Gordo en la Comunidad, el entorno de Santiago acaparó todas las atenciones. «No te lo esperas. La gente me preguntaba por la mañana: “¿Y el Gordo?“, pero no había salido. Pensaba que me estaban tomando el pelo. Esto es el sueño de cualquier lotero;va a ser una algarabía total» confesaba a una nube de cámaras y periodistas Alba Vinke, propietaria de «A Sorte», la administración número 1 de Teo en la que ayer descorchaban las botellas de champán por haber colocado una serie y seis décimos (6,4 millones en total) del primer premio.

La alegría de Vinke era sobre todo por dar, pero también por recibir la mejor noticia posible para una administración, situada estratégicamente al pie de la carretera, en la que en los últimos días se hacían jornadas de papeleo hasta la una y las dos de la mañana: «Eso es lo que no se ve». En una de esas noches, el propietario del bar de al lado se acercó a la lotera y le pronosticó: «Va a tocar, ya voy enfriando el cava». En ese establecimiento, el «Mar Adentro», multitud de parroquianos apuraban ayer botellines de cerveza y comprobaban si la suerte los había contagiado. Los que no, se resignaban: «Nada, hay que seguir chollando». Igualmente sorprendidos, comerciantes de Teo como «Puri», dueña de una panadería, confiaban en que a partir de ahora «se note» el torrente de millones en las cajas registradoras. La identidad de los premiados, sin embargo, era hasta el momento una incógnita.

El otro punto candente se situó también en el extrarradio de Compostela, en una raxería de San Marcos, donde se despacharon ocho décimos del 03.347 (3,2 millones). Su responsable, Javier Suárez, se mostraba confiado en que los boletos hubieran podido beneficiar a vecinos de la zona —final del Camino Francés—, puesto que el flujo de peregrinos había agotado la disponibilidad de décimos en papel, y muchos se habían vendido a través de máquina. «Ojalá fuese más, pero por fin vamos a poder colgar el cartel de ‘El Gordo vendido aquí’».

Por lo demás, el resto de los 24,8 millones que el primer premio dejó en Galicia se distribuyeron por varios puntos de la geografía. A excepción de Ferrol, Fene y Pontevea, donde se vendieron seis décimos en cada uno, algunos de los más de 60 boletos agraciados se entregaron en muchas localidades de la siguiente manera: tres décimos en dos administraciones de La Coruña, dos en O Pino, dos en Orense, dos en Bueu, dos en A Estrada, dos en O Porriño; y un reguero de números individuales esparcidos por Cedeira, Zas, Monforte, Serra de Outes, Poio, Pontevedra, Redondela, Vilalba —otra vez—, Valadouro o Lugo.

El resto de premios

Pese a que el segundo premio recayó sobre Barcelona, Albacete y Alicante; el resto de premios también depositaron sobre Galicia una lluvia fina de miles de euros. El número agasajado con los 500.000 euros del tercer premio, el 04.211, fue vendido por duplicado en Castrelo de Miño y en Vigo, y de manera individual en La Coruña, Cambre, O Carballiño, Orense, Castro Ribeiras de Lea y otra oficina de Vigo. En total, los premios repartidos alcanzan los 650.000 euros.

Por otro lado, uno de los cuartos premios, el 67.774, dotado con 200.000 euros la serie, fue a parar a Orense, Guitiriz y La Coruña, con un décimo vendido en cada una. Dos más se han vendido en la localidad de As Pontes.

Hubo mejores noticias con los quintos premios. Sin lugar a dudas, el más repartido fue el 02.038, que se ha vendido en Oleiros (4 décimos), Guitiriz (dos décimos), además de en Abegondo, Coristanco, La Coruña, Santiago, Santa Comba, Meira, A Barrela, Meis y Vigo, con un décimo en cada lugar. Precisamente en Vigo —uno de los lugares más mencionados durante la jornada de ayer—, también se distribuyeron quince series del 18.596, otro quinto. Concretamente, en el centro comercial Alcampo de Coia. El número dejó además miles de euros en Vilagarcía, con una serie vendida.

El 07.568, el quinto más madrugador, dejó algún pellizco en Abegondo, donde se ha vendido una serie, «muy repartida», según indicó a EP Conchi García, lotera de la administración de la calle San Marcos. Otro décimo se despachó por máquina en una cafetería de Val do Dubra. Por último, el 29.031, con un décimo vendido en Cee, Cedeira, Noia, Barbadás, Vilanova de Arousa, O Porriño y Pontevedra; dos décimos en Ferrol y seis en Meira.

A partir de ayer mismo por la tarde y hasta dentro de tres meses, los premios inferiores a 3.000 euros se podrán cobrar en cualquier administración de loterías; si es superior, se deberá acudir a entidades financieras concertadas. En las delegaciones de Loterías, será suficiente con presentar el décimo y el DNI. En todas ellas, la resaca de los premios se curará con las ventas del otro gran sorteo: el Niño.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!