La lista de Herrera

Pasan los presidentes y todo sigue igual. Los presidentes son la medida de un tiempo que no avanza para lo que a cuestiones políticas refiere. Castilla y León siempre es la misma y la misma será cuando se vaya Herrera. Precisamente la medida de la edad de Herrera son los presidentes que ha conocido en Madrid, los presidentes a los que ha sobrevivido. Cuatro presidentes del Gobierno y aquí todo sigue igual. Cuando uno escribe de esta tierra tiene la sensación de que las preocupaciones siempre son las mismas, que son cíclicas y como un enero cuesta arriba siempre acaban volviendo y nunca terminan de resolverse.

En medio de una de estas tarde de otoño desangelado encontré el otro día unas viejas cintas de mi abuelo con grabaciones suyas en la radio del año 2005. Los temas de los que hablaba son los mismos de los que hablo yo ahora. Repasé todas sus intervenciones en COPE de ese año. Los temas que iba escogiendo son los que nos siguen cayendo en esta región por donde sólo pasan los años y los presidentes en Madrid. Autovías, reforma de la financiación autonómica, expolios en el Archivo de Salamanca… El eterno retorno de lo mismo.

Cuando uno lee el periódico por las mañanas tiene una sensación de «déjà vu» constante. Una sensación que me pasa a mi cuando oigo que le pedimos algo a Madrid que ya le habíamos pedido. Qué Herrera vaya a Madrid «a pedir» esto o aquello a mi me resulta ya una tradición graciosa que hay que conservar, más que nada por el folklore, ahora que se ha perdido ya lo de pedir en Navidad el aguinaldo.

Juan Vicente Herrera se va a Madrid el martes a reunirse con Pedro Sánchez y se irá en AVE o en coche, por eso de la sobriedad castellana, que es un señor de Burgos. No necesita montar el espectáculo de llegar en un avión o un taxi y aparcarlo en La Moncloa para los titulares. Irse a Madrid es una cosa muy conveniente de vez en cuando, sea uno presidente autonómico, columnista o cualquier otra cosa. Se va uno a Madrid y se da un paseo por la Gran Vía y por los jardines del Palacio Real y cuando Madrid se le hace grande y frío se vuelve a casa con los mismos problemas, pero venido de Madrid se ven ya más pequeños y menos importantes. Más o menos para lo mismo va Herrera a Madrid, para darse un paseo por Moncloa. Porque lo que no le solucionó Rajoy -que encima era de los suyos- no se lo va a solucionar ahora Pedro Sánchez. Y en defensa de este último hay que decir que es que hay asuntos que no tienen solución: el carbón, sin ir más lejos. Por mucho que aquí, más que por romanticismo, tengan que decirlo por los votos. Quién sabe si Herrera, que lleva yéndose toda la vida, al final también sobrevivirá a Pedro Sánchez.

Guillermo Garabito

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!