La Junta garantiza las prestaciones sociales pese a la deuda en financiación del Gobierno

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, aseguró ayer que pese a los 440 millones que el Gobierno debe a Castilla y León, de los incrementos comunicados de las entregas a cuenta de 2019 y de la liquidación del IVA de 2017, «no se van a ver disminuidos los servicios ni se va a dejar de pagar nada». Blanco reconoció, no obstante, que «ciertos objetivos planteados igual no se pueden alcanzar en este momento» al tener que destinar el presupuesto a las necesidades más inmediatas.

En este contexto, la consejera sentenció que esos 440 millones de euros contituyen un montante presupuestario importante, «porque va destinado a las personas». Isabel Blanco remarcó que dado que se parte de un nivel muy importante en la prestación de servicios sociales en Castilla y León, «hace falta ese dinero» con el objetivo claro de mejorar y mantener las prestaciones para todos los castellano y leoneses, informa Ical.

La consejera hizo estas consideraciones durante una visita a dos nuevas unidades de convivencia que se han puesto en marcha en la residencia Puente de Hierro de Palencia, las cuales están enmarcadas en el modelo «En mi casa» -judicializado por varios colectivos- para así conseguir una mayor adaptación y comodidad de las personas mayores residentes. Al respecto, aseguró que con las 200 unidades de convivencia disponibles ya dentro del modelo -cuestionado por diferntes colectivos y judicializado-, la Junta avanza hacia «un buen modelo» de atención a los mayores centrado íntegramente en la dignidad e identidad de la persona. «para darles su sitio e identidad como individuos dentro de un colectivo», afirmó antes de visitar el centro palentino.

«No se va a dejar de pagar nada, pero esos 440 millones hacen falta porque van para las personas», afirma Blanco

Blanco explicó que estas unidades de convivencia, en las que cada persona puede reproducir el ambiente de su casa, pretenden mejorar la calidad de vida de las personas mayores, «que se sientan felices y más identificadas, como si estuvieran en su casa». De hecho, en la actualidad, Castilla y León dispone de 200 unidades de convivencia repartidas por todas las provincias, cada una de ellas preparada para atender a 16 personas en habitaciones dobles o sencillas y con espacios comunes para «que la persona se sienta importante dentro de una comunidad». Al respecto, incidió en que la Consejería de Familia «está invirtiendo muchos recursos» para avanzar en este modelo, tanto en infraestructuras como en profesionales, pero aseguró que «sobre todo está invirtiendo en las personas».

«Huir de las batas»

La iniciativa se sustenta en la flexibilidad de los horarios, la elección de las actividades o del menú, con el objetivo de «sacar a los mayores de esa rutina tan estricta, ya que cada persona es diferente y tiene sus necesidades», quien añadió que «al hacer estas unidades más familiares es más fácil adaptar los horarios y así elegir su imagen y huir de las batas y vestimenta tradicional», subrayó la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades.

Un nuevo modelo orientado a los mayores para que «se sientan realizados», por lo que, desde la Consejería en esta legislatura «se quiere potenciar y dar un impulso centrándose en las personas», aclaró.

Tras la visita a la residencia de mayores Puente de Hierro, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades mantuvo reuniones de carácter institucional con los responsables del Ayuntamiento, la Diputación y la Delegación Territorial de la Junta en Palencia.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!