La juez que intentó llevar al Supremo el máster de Casado archiva ahora el caso de la exministra Montón

La jueza del caso Máster, Carmen Rodríguez-Medel, ha decidido archivar las actuaciones llevadas a cabo tras una denuncia anónima contra la exministra de Sanidad Carmen Montón por presuntos delitos de cohecho impropio y prevaricación en relación a su título de posgrado en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid.

La titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, la misma juez que remitió sin éxito el máster de Casado al Tribunal Supremo, ha atendido ahora al criterio de la Fiscalía, que se pronunció en contra de abrir una investigación contra Montón, y ha acordado el sobreseimiento de las actuaciones «al no quedar debidamente acreditada la perpetración de infracción penal alguna».

La Fiscalía también había solicitado al Juzgado que no se investigara a la exministra tras abrirse diligencias previas en septiembre sobre los estudios de postgrado de Montón cursados en la Universidad Rey Juan Carlos.

Contra el archivo cabe interponer recurso de reforma y subsidiario de apelación. Las investigaciones se iniciaron tras la interposición de una denuncia anónima que relataba un presunto plagio por parte de Montón de su trabajo de fin de master, incluyendo 19 páginas con párrafos enteros de varios autores a los que no citó en la bibliografía.

Esta cuestión «carece de relevancia penal» para la Fiscalía para apuntar también que como delito contra la propiedad intelectual estaría también prescrito.

En el escrito que presentó el Ministerio Fiscal, se recogía que la exministra aportó a la causa una serie de correos electrónicos que ponen de manifiesto que «la misma se preocupó por conocer cuál era el contenido de las distintas asignaturas cursadas, así como un interés por superar las asignaturas».

Asimismo, la Fiscalía concluía que parece desprenderse del contenido de los correos que en efecto se distinguía entre «aquellos alumnos que acudían a clase, y aquellos otros que por el motivo que fuere, cursaron el máster sin acudir a las sesiones que se impartían».

«No hay indicio alguno de inexistencia de actividad académica ni de un concierto previo entre la alumna y Laura Nuño, directora del máster, como tampoco hay pruebas que permitan sostener que las notas que fueron modificadas a posteriori, lo fueron en virtud de ese acuerdo previo, o por orden de la investigada», señalaba el texto.

Tras estallar el caso, Carmen Montón presentó su dimisión como ministra en el Gobierno de Pedro Sánchez defendiendo su «honestidad» y asegurando que no había cometido ninguna irregularidad.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!