La joven promesa de los banquillos se estrena en la Champions

El Hoffenheim se estrenó en la Champions League con un valioso empate a domicilio en casa del Shakhtar Donetsk. Sobre el terreno de juego había una de las grandes promesas del fútbol, pero no estaba dando patadas al balón, como cabría imaginarse, sino dictando órdenes desde la banda. Se trata de Julian Nagelsmann, quien con 31 años y 28 días se convirtió ayer en el entrenador más joven en dirigir a un equipo en la máxima competición continental.

El preparador alemán logró el año pasado la clasificación del Hoffenheim para la Champions League por segundo año consecutivo. Su fútbol, ofensivo y atrevido, le ha convertido en una de las figuras más atractivas sobre la línea de cal. Tal es así que el técnico ya tiene firmado su próximo contrato, el cual le ligará al RB Leipzig a partir de la temporada que viene. De hecho, con el anuncio de la dimisión de Zidane, varios medios alemanes llegaron a asegurar que el Real Madrid le contactó para hacerse con sus servicios.

La carrera Julian Nagelsmann en la élite comenzó en 2016. Fue ese año cuando debutó en la Bundesliga y desde entonces no ha parado de coleccionar elogios. Su carácter motivador, su capacidad táctica y su buena gestión del vestuario le han llevado a ser, pese a su juventud, un referente en Europa. «Para mí es el técnico más impresionante que he visto. No hay en Alemania nadie como él, ni tampoco en Europa», llegó a indicar Alfred Schreuder, su ayudante en el Hoffenheim. De momento ha logrado que el equipo alemán dispute competición europea por primera vez en su historia.

Su corta pero fructífera carrera en los banquillos se debe a un contratiempo de cuando era futbolista. Su temprano aterrizaje es fruto de una lesión de rodilla que sufrió a los 20 años y que le obligó a retirarse. Desde entonces se ha ido labrando una trayectoria como entrenador en la que su fútbol vistoso, sus resultados y sus métodos han llamado la atención de los grandes clubes. Su carácter competitivo, además, ha llevado al Hoffenheim a sus más altas aspiraciones, llegando incluso a cuestionar la hegemonía del Bayern de Múnich en la Bundesliga: «Siempre aspiro al máximo, y eso es ganar el título», llegó a decir durante la pretemporada.

Además, fuera de los terrenos de juego también se ha mostrado como un ejemplo a seguir. Si en el banquillo es su precocidad lo que ha marcado el hito, fuera de él es su compromiso en cuestiones sociales el que le ha valido numerosos halagos. Entre sus acciones más destacadas está el hecho de que participe en la iniciativa de Juan Mata ‘Common Goal‘, mediante la cual dedica parte de su sueldo a esta organización solidaria.

Volviendo a lo futbolístico, ayer debutó en la Champions League, protagonizando un nuevo episodio en su prometedora carrera. Su equipo rozó la victoria y se acabó volviendo a Alemania con un valioso empate. Su nombre ya ha entrado en la historia de la máxima competición: Julian Nagelsmann, una figura en los banquillos a tener en cuenta.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!