La inmigración ilegal vuelve a enfrentar a Londres y París

La inmigraci√≥n ilegal, en el Canal de la Mancha, ha vuelto a convertirse en un problema inflamable para Francia y el Reino Unido, que vuelven a prometer m√°s coordinaci√≥n. M√°s de quinientos inmigrantes han conseguido llegar hasta las costas del Reino Unido, en botes y lanchas precarias, durante las √ļltimas seis semanas.

Tras una sucesi√≥n de incidentes, el ministro brit√°nico del Interior, Sajid Javid, termin√≥ estallando la tarde de ayer, tras suspender sus vacaciones navide√Īas, denunciando un incidente mayor, acusando al Gobierno franc√©s de ¬ęlaxismo¬Ľ. Javid sostuvo una conversaci√≥n clara y en√©rgica con su hom√≥logo franc√©s, Christophe Castaner, que se apresur√≥ a responder p√ļblicamente, a trav√©s de su cuenta en Twitter, afirmando que Par√≠s y Londres se proponen ¬ęintensificar¬Ľ y ¬ęcombatir con m√°s eficacia¬Ľ la inmigraci√≥n ilegal y el tr√°fico de seres humanos, a trav√©s del Canal de la Mancha.

Hace a√Īos que Londres y Par√≠s intentan intensificar y combatir con m√°s eficacia estos dos problemas, pero con un √©xito relativo. Hasta que un incidente o la agravaci√≥n de los problemas de fondo toman una dimensi√≥n angustiosa para una o ambas partes. Conscientes de esa dimensi√≥n hist√≥rica de la pen√ļltima crisis, Castaner y Javid acordaron ayer nuevas formas de cooperaci√≥n. Entre las medidas consensuadas se incluyen la creaci√≥n de nuevas patrullas conjuntas franco-inglesas de control y vigilancia del tr√°fico mar√≠timo en el Canal de la Mancha; acelerar los procesos de intercambio de informaci√≥n sensible, para combatir el tr√°fico de seres humanos; as√≠ como la celebraci√≥n de una cumbre monogr√°fica bilateral, en la que participar√°n los ministros del Interior de Francia y Reino Unido, consagrada al problema de la inmigraci√≥n.

La UE, dividida

La inmigraci√≥n legal e ilegal es uno de los problemas de fondo que divide y enfrenta de manera sensible a casi todos los miembros de la Uni√≥n Europea (UE), incapaz de negociar una posici√≥n com√ļn clara y determinante que satisfaga a todos los Estados miembros.

La nueva crisis bilateral franco-inglesa se inscribe en un marco nacional y bilateral inflamable. Para el Reino Unido, se trata de un problema indisociable del Brexit y la colaboración futura, bilateral y multilateral, no solo con Francia; mientras que para Francia, la nueva crisis del Canal de la Mancha forma parte de un arco iris de tensiones del Gobierno de Emmanuel Macron con otros Estados europeos, comenzando por Italia.

La agravaci√≥n del ¬ęfrente¬Ľ franc√©s de la inmigraci√≥n ilegal hacia el Reino Unido se ha complicado desde el verano pasado. Un n√ļmero creciente de iraqu√≠es, iran√≠es, sirios y afganos ha conseguido llegar hasta las costas del Reino Unido, usando botes y lanchas muy fr√°giles. Esos inmigrantes, entre los que se encuentran muchos menores, no siempre acompa√Īados, consiguieron llegar a Francia siguiendo diferentes rutas -a trav√©s del Mediterr√°neo o de los Balcanes-. Y desde all√≠ atraversaron el Canal de la Mancha para buscar refugio en el Reino Unido.

Indiferencia y hostilidad

Hace meses que las organizaciones humanitarias denuncian el comportamiento entre indiferente y hostil del Gobierno franc√©s hacia los inmigrantes que viven en campos de acogida provisionales. La nueva crisis ha estallado cuando el Gobierno brit√°nico ha considerado que el crecimiento exponencial de la llegada de inmigrantes ilegales se hab√≠a transformado en un problema mayor. En 2017 se contabilizaron una quincena de tentativas de atravesar el Canal de la Mancha. Cifra relativamente modesta. A juicio de varias organizaciones humanitarias, estos intentos por llegar al Reino Unido desde Francia han crecido de manera exponencial durante el √ļltimo semestre. Ayer mismo, seis iran√≠es fueron detenidos en una playa del condado de Kent, mientras que el viernes fueron capturadas otras doce personas en Dover. Un d√≠a antes, fueron recogidos, en Sandgate, nueve inmigrantes, entre los que hab√≠a tres ni√Īos.

Desde la √≥ptica brit√°nica, el Gobierno de Emmanuel Macron es aparentemente laxo, por ¬ędejadez¬Ľ o por ¬ęineficacia¬Ľ. Medios brit√°nicos como la BBC han publicado los detalles, muy crudos, del tr√°fico de seres humanos, entre Calais y Dunkerque, en Francia, y algunos puertos ingleses. Seg√ļn esas informaciones, las mafias establecidas en Francia cobrar√≠an entre 3.000 y 4.000 euros por pasar a hombres, mujeres y ni√Īos, desde las costas francesas a las inglesas. Esas mafias utilizan botes y lanchas muy fr√°giles para ofrecer unos servicios que Londres y Par√≠s nunca han conseguido neutralizar con eficacia, desde hace a√Īos.

Desde la √≥ptica brit√°nica, Francia debe controlar sus fronteras, para evitar que los inmigrantes ilegales lleguen al Reino Unido. A cambio, Londres ha ofrecido y ofrece dinero contante y sonante. Sin embargo, desde el punto de vista franc√©s, el Reino Unido adopta una posici√≥n ¬ęmuy c√≥moda¬Ľ delegando a otro Estado la vigilancia de sus propias fronteras. Se trata de reproches muy agrios que llevan muchos a√Īos repiti√©ndose, al ritmo de las sucesivas crisis migratorias. Amnist√≠a Internacional y otras organizaciones humanitarias estiman que Par√≠s y Londres ofrecen respuestas inadecuadas e ineficaces, refugi√°ndose en un di√°logo de sordos.

Brexit

El Brexit y la crisis de la UE iluminan la crisis de los botes y lanchas con una luz inquietante. Para el Gobierno de Theresa May el control f√©rreo de las fronteras nacionales es una cuesti√≥n capital de credibilidad nacional. La llegada a Reino Unido de inmigrantes procedentes de los campos de refugiados instalados en Francia es percibida como una amenaza, que el Gobierno conservador desea combatir con ¬ęenerg√≠a¬Ľ.

Para el Ejecutivo de Emmanuel Macron, la inmigraci√≥n es uno de los grandes problemas que estar√°n en el centro de la pr√≥xima campa√Īa de las elecciones europeas, que se celebrar√°n el pr√≥ximo mes de mayo. M√°s all√° de la tragedia humanitaria, la proliferaci√≥n de campos de refugiados, en Francia, es un problema pol√≠tico de fondo. Las organizaciones humanitarias denuncian la ¬ęineficacia¬Ľ de la pol√≠tica gubernamental.

En la franquicia de los chalecos amarillos han aparecido algunas ¬ęfamilias¬Ľ tentadas por la xenofobia racista. La oposici√≥n de izquierdas y la oposici√≥n conservadora utilizan el problema de fondo contra Macron, cuyos equilibrios nacionales y europeos son vol√°tiles e imprevisibles.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!