La imagen para el recuerdo de la Familia Real holandesa en la nieve

La escapada a la nieve de la Familia Real holandesa es una auténtica tradición que se repite año tras año desde hace 60. Durante las vacaciones de invierno, los Orange hacen las maletas y ponen rumbo a la estación de Lech, mismo lugar en el que el príncipe Friso sufrió un mortal accidente en 2013, víctima de una avalancha.

Tras el trágico suceso, la princesa Beatriz, antigua soberana, y los príncipes Constantino y Laurentien, dejaron de ir, pero en este año han decidido dejar atrás todo eso y disfrutar de unos días en la nieve junto a los Reyes Guillermo y Máxima, y sus hijas: las princesas Amalia, Alexia y Ariane. Las únicas ausentes fueron la princesa Mabel de Orange-Nassau, viuda del Príncipe Friso, y sus hijas, que estuvieron una semana antes.

EFE

La idea no ha podido ser mejor. La Familia Real holandesa al completo ha disfrutado y bromeado durante toda la estancia. Incluso en el encuentro con la prensa, el Rey Guillermo ha hecho el gamberro con su sobrino Claus Casimir.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!