la imagen de España sigue intacta

Ni las «embajadas catalanas» ni las pataletas que el expresidente de la Generalitat y prófugo de la justicia, Carles Puigdemont, ha dado por Europa han deteriorado la imagen de España mas allá de las fronteras. Los europeos reconocen la gravedad del conflicto soberanista, sí, pero no les influye para valorar positívamente a nuestro país.

Así lo muestra el octavo barómetro de la imagen de España (BIE) que el Real Instituto Elcano presentó ayer en Madrid, con una muestra de 3.790 entrevistas a ciudadanos de Bélgica, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Holanda, Polonia, Suecia y Portugal, de entre 18 y 70 años. Toda suerte de que el examen ha salido de notable y el sondeo sitúa a España como el cuarto país mejor valorado. En una escala del 1 al 10, en comparación con la del resto de países participantes, la opinión obtenida es un 7,1. Esto significa que solo está por debajo de Suecia (7,7), Holanda (7,3) y que empata con Alemania (7,1).

Si aumentamos la lente hacia aspectos más concretos, los encuestados estiman que los puntos fuertes de los españoles son el turismo (valorado con un 8,1 de media), la comida (7,2) y los ciudadanos (7,1). Sin embargo, la vida política no es un referente en España para el resto de europeos, que posicionan este aspecto el último con una nota de 5,7.

«Los europeos entienden que España es una democracia indudable, pero factores como un Gobierno débil, la incapacidad de aprobar unos Presupuestos Generales del Estado y, sobre todo, el conflicto catalán pueden afectar a la imagen exterior de la política española». expresó ayer Carmen González Enriquez, directora del Observatorio de la Imagen de España del Real Instituto Elcano.

«Un problema grave»

En este contexto, el BIE preguntó por el soberanismo catalán para estudiar cómo se ha interpretado en Europa cada movimiento independentista por primera vez en ocho ediciones.

El barómetro muestra que, entre los países participantes, el 46% considera que el movimiento separatista es «un problema grave», el 39% lo considera «un problema, pero no tan importante», y el 15% entiende que «no es un problema». De estos porcentajes, resaltan Portugal y Polonia, donde el 61% de los entrevistados lo observa con extrema preocupación. Por su parte, en Italia, Holanda, Reino Unido y Suecia, consideran que el soberanismo catalán es un fenómeno molesto, pero lejos de ser alarmante.

Según explica el informe del Real Instituto Elcano, «en el caso de Italia, esta respueta puede deberse a su experiencia con la llamada Padania, la aparición y desaparición de un separatismo de las regiones del norte del país (…) También en Reino Unido, la experiencia de co-existencia con un separatismo escocés de ya larga historia puede llevar a relativizar la importancia del problema».

En Bélgica, adonde huyeron cuatro de los líderes del referéndum ilegal del 1 de octubre, el informe agudiza sus preguntas por razón del movimiento rupturista de Flandes. En este estado, el problema se percibe como grave en el 59% de la población valona, pero en la parte flamenca predomina un 42% que considera que no es importante.

Además, solo un 29% de los encuestados cree que Cataluña se independizará. El 49% de los europeos están convencidos de que seguirá formando parte del Reino de España, incluso en Flandes.

Pese a que Europa reconoce la gravedad del conflicto catalán, su aparición no ha alterado la valoración que la mayoría de ciudadanos hacen de España. El 65% de los europeos mantiene la misma imagen del país que tenían antes del estallido del «procés», un 12% señala que su percepción ha empeorado, y solo el 6% registra una mejora. En cuanto al porcentaje de los que mantienen la misma valoración destacan de nuevo Polonia y Portugal, que lideran con el 76%. Reino Unido, por su parte, es el que más aporta a esa cifra de progreso. Un 11%de sus ciudadanos ve España con mejores ojos que hace un año.

Alemania y Bélgica

No es casual que en ese 12% que señala que su opinión ha empeorado se encuentren Bélgica (con una contribución negativa del 17%) y Alemania (16%). Desde que Puigdemont posó sus maletas en suelo belga ha hecho uso del aparato propangadístico del Govern con diferentes actos públicos y campañas a través de las redes sociales. En Alemania, por su parte, la oponión pública también se ha visto influenciada después de que en verano el prófuga catalán fuese detenido allí y se vieran inmersos en un proceso de reclamación de entrega desde el Tribunal Supremo español.

Finalmente, el 37% de europeos cree que existe una mayoría independentista en Cataluña, el 12% que son una minoría y el 32% que hay un 50-50.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!