La historia personal que Pratto buscará emular en el Mineirao para empujar la ilusión de River

Pratto conquistó el Campeonato Mineiro en 2015 con Atlético Mineiro y en las semifinales venció a Cruzeiro Crédito: Altético Mineiro – Sitio Oficial

Belo Horizonte, Brasil. Estadio Mineirão. Domingo 19 de abril de 2015. Por el partido de vuelta de las semifinales del Campeonato Mineiro, un envalentonado Cruzeiro recibe a Atlético Mineiro con un clima preparado para la fiesta tras el 1-1 en la ida en el Estadio Independência. Aunque, claro, nadie tenía en mente que había un Oso decidido a arruinar la fiesta: Lucas Pratto, en su primer Clásico Minero, anotó un doblete en el segundo tiempo para dar vuelta el marcador, ganar 2-1 sobre la hora y lograr el pase a la final que luego le permitió conquistar su primer y único título con Atlético Mineiro.

Curiosamente, 38 días después, en el mismo escenario y ante el mismo rival, River consiguió una de las hazañas más grandes de su historia, al derrotar por primera vez en un mano a mano a Cruzeiro, la famosa “bestia negra”: tras perder 1-0 en la ida, se impuso 3-0 con goles de Sánchez, Maidana y Teo Gutiérrez en uno de los partidos más recordados del ciclo Gallardo y logró el pase a las semifinales de la Copa Libertadores, que luego conquistó. Mañana, más de cuatro años después, el Millonario, con Pratto a la cabeza, buscará otro triunfo ante el Celeste para recordar, tras el empate sin goles en la ida de los octavos de final en el Monumental.

“Será un partido difícil, podríamos haber venido con una ventaja. La semana pasada tuvimos tres o cuatro situaciones muy claras, en un cruce que sabíamos que iba a ser complicado. Pero venimos a buscar la victoria que nos deposite en la próxima fase. Dentro de los malos resultados, el 0-0 para los locales es el mejor empate, así que estamos en igualdad de condiciones. Va a ser duro, pero podemos hacernos fuertes”, reconoció anoche el delantero de 31 años en la llegada de River al Hotel Ouro Minas de Belo Horizonte.

Con tres años en el fútbol de Brasil, su rivalidad con Cruzeiro tiene un largo historial: luego de aquel primer clásico con triunfo, doblete y clasificación, jugó otros cinco entre Campeonato Mineiro, Brasileirao y Primeira Liga, pero no pudo volver a festejar, con dos empates y tres derrotas. Pero luego volvió a enfrentarlo con la camiseta de San Pablo en un cruce por la cuarta ronda de la Copa de Brasil: su equipo cayó 2-0 de local en la ida con un gol en contra suyo, y luego su tanto para el 2-1 en el Mineirão no alcanzó para revertir la historia. Finalmente, volvería a cruzarse en otras dos oportunidades en el Brasileirao, con una derrota y una victoria, en la que se fue expulsado en el final por doble amonestación.

“En esta cancha tuve la suerte de convertir y me ha tocado ganar, perder y empatar como todos. Siempre hay diversidad de resultados, pero la ciudad me trae recuerdos muy lindos. Pasé dos años muy lindo en Altético Mineiro, un club al que le tengo mucho cariño, que me hizo crecer en lo deportivo y lo profesional”, recordó Pratto, quien en total acumuló 10 partidos ante Cruzeiro, con tres victorias, dos empates y cinco derrotas, más tres goles.

Pratto sumó 29 minutos en el 0-0 de la ida con Cruzeiro y otros 60 en el 1-1 con Argentinos Juniors, luego de dejar atrás la fisura con edema en el sacro que no le permitió realizar la pretemporada en condiciones normales

“La postura de River es siempre salir a ganar. No cambiamos en base al rival que esté enfrente. Sí tomamos recaudos, pero salimos a hacernos fuertes en cualquier cancha. Y creo que esta vez no va a ser la excepción. Pese a que tenemos algunas bajas (Javier Pinola y Fabrizio Angileri por lesiones), vamos a estar a la altura del partido. Tenemos un muy buen plantel para afrontar la serie”, agregó el delantero millonario, que lleva 22 goles en 69 partidos y ha marcado dos en la presente Copa Libertadores (ambos ante Inter en los empates 2-2 en fase de grupos).

Pieza fundamental para la estructura del técnico Gallardo, ya recuperado de la fisura con edema en el sacro que se detectó tras la exitosa final de la Recopa Sudamericana, Pratto fue suplente en la ida con Cruzeiro e ingresó a jugar la última media hora, renovando el ataque millonario y siendo la carta de peligro más concreta de todo el juego -hasta le hicieron el penal que Matías Suarez falló-. El sábado pasado jugó solo 60 minutos en el 1-1 con Argentinos Juniors, en una clara muestra de que seguramente será de la partida mañana en Brasil.

“Con Argentinos fue un partido atípico, raro, como suele ser cuando vamos a canchas chicas en las que no nos dejan hacer nuestro juego. Yo físicamente me siento mucho mejor, me hicieron muy bien los minutos que jugué, más los entrenamientos entre semana. Pero hay que esperar a ver qué decide Marcelo, siempre con la expectativa para jugar o apoyar desde el banco”, reconoció el Oso.

Luego, acerca del problemático presente de Cruzeiro en el Brasileirao, cerca del descenso tras perder 2-0 el sábado con Atlético Paranaense, comentó: “Cruzeiro prioriza la Libertadores, jugó el fin de semana con los que normalmente no vienen jugando, y esa falta de ritmo o la rotación termina afectando. Somos dos equipos con mucha historia y va a ser muy de igual a igual, sin importar de cómo vaya cada uno en el torneo local”.

Con un empate 0-0 a cuestas que dejó la serie de octavos de final más que abierta, River apuesta a una nueva noche histórica en Belo Horizonte de la mano del Muñeco para seguir con vida en la Libertadores. Y Pratto sueña con emular su pasado personal para empujar la ilusión millonaria.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!